El arte de la fotografía deja en muchas ocasiones escenas preciosas de la realidad. La magia de las imágenes permite que obtengamos recuerdos que quedarán capturados de por vida, siempre con permiso de los ojos, nuestras mejores cámaras.

El fotógrafo japonés Yasuto ha publicado una serie de fotografías en las que ha capturado de forma conmovedora la bonita complicidad entre su abuela y su perro Shiba Inu.

De fondo observamos escenarios tan variopintos como los famosos árboles de cerezos en flor, típicos del país asiático, parques, escaleras y jardines.

En las fotografías abunda la variedad cromática y el juego de colores creando la sensación de calidez, alegría y bienestar. Pero sin duda la ternura y conexión con el shiba es el aspecto central y más llamativo de las imágenes.

VER MÁS: ¡Increíble!