Ashley Niels es una joven que ha decidido darle una sorpresa a su perro antes de morir el animal. Tras pasar 12 años con un adorable Husky llamado Spunky, no podía despedirse de él como si nada. Ambos disfrutaban mucho de la nieve en Wisconsin, donde vivían antes, sin embargo desde que se mudaron a Texas no la habían vuelto a ver.  Tras detectarle cáncer, antes de su eutanasia decidió darle un último día de nieve.

Imagen no disponible | Montaje

Tras alquilar una máquina de nieve, creo una tormenta artificial en su jardín. Esto pasó el día de antes de la eutanasia que tenían programada. Los compañeros de trabajo de Ashley ayudaron le ha conseguir la máquina para que pudiera darle la mejor de la alegría al enfermo husky. Pero por una urgencia familiar tuvo que cancelarla. Al mismo tiempo el perro comenzó a mejorar. Tras esto, decidió que Spunky moriría cuando tenga que ser y que mientras tanto disfrutaría de él todo lo que pudiese.