Una de las cambios que ha traído consigo la cuarentena es la posibilidad de estar más tiempo con las mascotas.

Pese a que se puede salir a pasear, muchas veces pasan largas jornadas de tiempo en casa aburridos sin saber qué hacer.

Ahora se ha vuelto viral la ingeniosa distracción que Ranveig, una mujer danesa ha hecho con su pequeño perro.

Vive con Bogart, un bulldog, y Claus, su marido, en Grasten, al sur de península de Jutlandia, en Dinamarca donde disfrutan los unos de los otros.

Debido a que Bogart se asomaba asiduamente a la valla para ver a la gente de la calle pasar, le pintaron unos pequeños grafitis con corona y gorro de bufón alrededor de su agujero. Así cuando asoma la cabeza resulta enternecedor para los transeúntes.

Su adorable cara ha sacado la sonrisa a más de uno.

Pincha en el vídeo para verle.

VER MÁS: El abrazo más esperado