Liopardo » Gatitos

VISTO EN FACEBOOK

Dos gatas preñadas se encuentran en la calle y deciden criar a sus hijos juntas

Pickle y Olive fueron rescatadas en Nashville, Tenneesse, Estados Unidos, y entre las dos están aprendiendo a ser madres.

Publicidad

Dos gatitas embarazadas que vagaban por Nashville, Tenneesse, fueron rescatadas e iniciaron una nueva vida junto a sus hijos recién nacidos. Hoy son inseparables y viven en un refugio mientras encuentran un hogar definitivo.

Pickle y Olive parecen hermanas, pero no lo son. Las dos son gatas atrigradas y estaba preñadas al mismo tiempo. Vivían en una colonia de gatos en el área metropolitana de Nashville y un refugio fue notificado de su caso.

"Cuando se comunicaron con nostros las personas que las encontraron pusieron una condición: que las gatas permanezcan juntas, incluso cuando sea el momento de ser adoptadas", contó Kiki, una voluntaria de Nashville Cat Rescue al medio Love Meow.

La relación que se generó entre las dos gatas fue especial desde el principio. Se volvieron inseparables y hasta crían a sus hijos juntas, ayudándose la una a la otra. En el comienzo les costó adaptarse a su hogar temporal, pero poco a poco se fueron integrando.

"Quería asegurarme de que cuando llegaran los bebés se sintieran cómodos conmigo ayudándolos según fuera necesario", agregó la Kiki. Pickle fue la primera que confió en ella y después Olive empezó a hacer lo mismo.

Unas semanas más tarde, Pickle se puso de parto y dio a luz a una camada de seis gatitos (donde sobrevivieron cinco). "Mientras Pickle hacía las cosas de mamá, Olive intentaba rozarla en el corralito y cuidarla".

"Después de aproximadamente una semana, seguí viendo a Olive dentro del corralito pasando el rato con los bebés. Comenzó a cuidarlos como si fueran suyos y, curiosamente, se volvió un poco protectora con ellos mientras trataba de pesarlos".

Los días pasaron y con eso llegó la segunda camada: Olive se transformó en madre, aunque con algunas dificultades. "La llevé al veterinario para asegurarme de que todo estaba bien. Tuvo que someterse a una cesárea de emergencia, que finalmente le salvó la vida", dijo la voluntaria. Perdió uno de sus gatitos, al igual como su amiga Pickle.

"Es un placer ver a Pickle y Olive y sus gatitos son innegablemente lindos. Intercambian bebés y se cuidan como si fueran suyos", explicó Kiki sobre las criaturas que han formado una gran familia feliz.

VER MÁS: ¡Sorprendente!

Publicidad