El dueño de Duke tuvo que dejarle un minuto solo en su coche, un Mercedes-Benz del 2001 de la Clase S. Y, en vez de esperarle como habría sido lo normal, el perro decidió comenzar a moverse en el interior del coche hasta llegar al asiento del piloto, tomando su primer viaje como conductor, aunque solo durara unos minutos.

Fueron los vecinos del dueño de Duke los que vieron como el Mercedes iba marcha atrás hasta terminar impactando contra el pequeño muro del exterior de su casa. Cuando salieron a ver los daños se encontraron con el perro en el asiento principal del coche mirándoles con una amplia sonrisa.

La causa del accidente se debe a que la correa del perro se enrolló alrededor de la palanca de cambios, haciendo que se pusiera en punto muerto y el coche comenzó a caer marcha atrás hasta terminar frenándose porque impactó contra un pequeño muro de la casa de sus vecinos y un cubo de basura, siendo estos dos los únicos que sufrieron cualquier tipo de daño, ya que el perro se encuentra en perfectas condiciones.

Gracias a la fotografía que tomaron los vecinos que se encontraron a Duke se puede ver que el perro estaba con una amplia sonrisa, haciendo que al compartir la historia en redes sociales casi todas las personas que veían al perrito se enternecieran por su presencia. Algunos usuarios compartieron historias parecidas, incluso uno de ellos puso un vídeo de cómo su perro consiguió poner la marcha atrás en la cochera de su casa.

VER MÁS: El perro husky que canta ópera