El confinamiento ha provocado que todos los hábitos que teníamos cambiasen de la noche a la mañana.

Uno de ellos era sacar al perro a pasear y de tanto en tanto llevarle a la peluquería a que le cortasen el pelo.

El primero se ha podido seguir haciendo por una cuestión de necesidad animal, aunque el segundo se ha quedado en suspenso debido al cierre de las peluquerías

Esto ha hecho que al igual que, al igual que ha sucedido con muchas personas, se animen a llevar a cabo arreglos caseros.

Las redes han recopilado algunas de las imágenes que han dejado. Algunos han salido bien, pero otros cortes han resultado desiguales y asimétricos.

Pincha el vídeo para ver las mejores fotos.

VER MÁS: Pura felicidad