Pocas cosas más navideñas se me ocurren que hacer un muñeco de nieve. Tan divertido es hacerlo como después destrozarlo y sino que se lo digan a este oso panda. Da Mao es un panda del Zoo de Toronto que disfruta como un niño destrozando un muñeco de nieve que le habían hecho para él.