En el Parque Nacional Katmai, situado en el suroeste de Alaska, cuentan con una generosa reserva de osos pardos que durante el mes de octubre lucen, sin complejos, todo el peso que han logrado coger para la hibernación. Este año, la protagonista de las redes sociales ha sido una osa parda y su increíble transformación física:

"En temporada alta, los osos pardos pueden llegar a ganar hasta cuatro libras de peso al día (1,8 kilos). La 'osa 409' no parece que haya tenido problemas con ello. (Sí, es la misma osa, estamos flipando)", explica el tuit.

 

El tipo transcurrido entre una imagen y otra es de tres meses: del 29 de junio al 30 de septiembre de este año, justo durante el verano. La osa 409 es una de las que mejor ha llevado esto de engordar para el invierno, y ha hecho bien, pues luego perderá un tercio de su peso durante la hibernación.