BB y April son dos perros muy traviesos que decidieron tomarse un aperitivo sin consentimiento cuando su dueña no estaba en casa. Cuando la dueña les pide explicaciones ellos reaccionan como lo haría un niño pequeño. En cuanto la mujer coge la caja de las chucherías los perros se dan cuenta de que les están regañando y se retiran a su cama avergonzados y bajan las cabezas. Mira el vídeo y desterníllate de la risa con estos perros tan humanos: