Te aseguramos que pese a que este síndrome toma su nombre de un cuento infantil, no tiene nada de bonito. De hecho este síndrome que comienza con la ingesta impulsiva de cabello, puede resultar muy desagradable. Super Curioso nos cuenta todo sobre el síndrome de Rapunzel, una condición intestinal extremadamente rara que resulta de la ingestión del propio cabello, en este vídeo de Flooxer.