Liopardo

Liopardo

Tecnología Pu(n)ta

Tecnología Pu(n)ta
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Los móviles han muerto. ¡Vivan los móviles! Aquellos trastos con teclas que servían estrictamente para llamar ¡para llamar! (valiente osadía), han sido expulsados del paraíso de nuestra vida urbanita por modernos aparatos táctiles cargados de soluciones que no necesitábamos y sin las cuales, ay, ahora nos es imposible vivir. Aquella genesíaca manzana es hoy un tentador logotipo cromado con el que mordemos el anzuelo del pecado tecnológico, que nos incita a dejarnos no una costilla, sino un riñón y parte del otro en esa espiral endemoniada en que nos hallamos zambullidos. Yo lo sé bien. En Navidad mi Blackberry murió tras diez años de fiel servicio. Ella, que en su momento fue el no va más de la tecnología, con su pantalla no-táctil y su nula interacción con redes sociales, era hoy el australopithecus afarensis de la telefonía. La versión 2.0 de los vasos de yogur unidos con un hilo. Dispuesta a modernizarme, rompí la hucha y me decidí por un móvil que tuviera de todo. ¡No se entra al Edén por la puerta de atrás! En mi inmersión por redes sociales, foros, webs y folletos diversos cargados de descripciones ininteligibles, me topé con un anuncio singular: Smartphone con Bluetooth para manejar la lavadora a distancia. Me sedujo al instante porque ¿quién no ha vivido una de esas situaciones en que estás esperando en la consulta del dentista, o en la parada del autobús, que llevas ahí 10 minutos mirando el infinito y es como si llevaras tres años, y de pronto piensas "anda que no me gustaría a mí poder poner ahora una lavadora..."? Bien, pues gracias a esto del Bluetooth ya puedes. Claro que así a bote pronto (a bote de detergente, se entiende) hay cuestiones que la tecnología aún no ha logrado resolver: ¿Cómo se echa el suavizante? ¿Mandando un sms? "Manda suave al 5555". ¿Cómo metes la arielita? ¿En un archivo adjunto? Si lavas ropa blanca con Bluetooth ¿se te destiñe por mezclar colores? ¿Y para centrifugar, qué haces? ¿Poner el móvil en modo vibrador? Que igual el invento funciona, no digo yo que no, lo malo es que si no cierras bien la puerta de la lavadora se te llena la oreja de espuma. Y si te pones a manejar el horno es peor todavía, porque si no le pones la tapa de plástico al plato de sopa te salpica todo a medida que se calienta, que estás hablando por el móvil en la oficina creyendo que va todo bien en casa y empiezan a salirte fideos por el auricular. Y la ropa sin lavar. Yo el principal problema que le veo a todo esto es que si el móvil tiene Bluetooth y los electrodomésticos también, igual se ponen a hablar para matar el rato y te llega una factura de teléfono enorme: - Oye, ¿eres el móvil? Soy la lavadora de casa. ¿Te pillo liado? - No, estoy aquí, en modo de espera. Cuéntame. -¿Tú sabes si las camisas blancas con rayas rojas van con la ropa blanca, o con la de color?

 

En ese momento es probable que el móvil emita un chisporroteo y se le funda el chip, porque responder a esta pregunta es tan complicado como explicar el fuera de juego o la fisión del átomo. Y si en vez de preguntas normales les da por hacer cibersexo, ponte a cubierto: porque si la batidora se revoluciona puede salir la cuchilla disparada y matar al gato. Aunque lo más grave sería que se crucen las líneas y el microondas se confunda con la tostadora, y ésta con la lavadora, y la plancha con el móvil. Entonces te aparece un calcetín en el sándwich, la lavadora te centrifuga una loncha de jamón, la televisión se pone a cambiar canales a toda leche, el horno te empana un vestido de noche carísimo, y en el jaleo agarras la plancha para llamar al señor Samsung y cagarte en su padre, y sin darte cuenta te cocinas la oreja. En fin, os dejo que está pitando la tetera y no sé si es que están las lentejas listas, o que mi madre quiere mandarme un fax por el pitorro. Ay, echo de menos mi Blackberry…

Señorita Puri | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.