(Probablemente, la disyuntiva más absurda de la historia) ¿Es mejor leer sobre papel o en un ebook? El ebook es mejor, por mil razones. Para no alargarnos, expondremos a continuación sus principales ventajas (las que faltan hasta llegar a las mil son igualmente imaginativas; no se pierde nada). -El ebook es el futuro. Cuando una persona de bien oye que algo es el futuro se rinde y no hace preguntas. Es sabido que el futuro es perfecto porque siempre se puede adquirir en una tienda chula pagando un precio desorbitado. ¿Quién puede resistirse a eso? Exacto: nadie. Nadie discute con el futuro. Excepto los tertulianos, que discuten con todo; pero ese es otro tema. -El ebook es eléctrico. Pasen y vean: la electricidad es fascinante. Algo inventado por Tesla y estropeado por Edison solo puede ser bueno. Entre en el futuro, lea electricidad. No todo va a ser correr semidesnudo por la sabana cazando conejos con las manos mientras huye de los grandes depredadores. Vístase y lea, por Dios. -El ebook permite leer a oscuras. Bueno, no todos. Solo los más caros. Que son exactamente lo que usted necesita. Hay gente que afirma que leer a oscuras es estúpido; se trata de gente que teme a la oscuridad, y solo quieren esconderse para no ser descubiertos por el hombre del saco. Los adultos no tememos leer a oscuras. A menos que la alternativa sea mantener relaciones sexuales. O sea que venga, a leer. -El ebook permite escribir anotaciones. Con un ebook, Fermat no hubiese andado escribiendo enigmas en los márgenes, y habría expuesto sus teoremas con todo detalle en una anotación (posteriormente el ebook se le caería en un charco, perdiendo todo el trabajo, pero no vamos a culpar a la Ciencia de que Fermat fuera un manazas). -El argumento definitivo: un ebook puede contener miles de libros, incluso millones (si son muy breves). No hace falta ni leerlos. Están ahí, y se lo puede contar a sus cuñados. Y eso es lo más cerca que estará jamás de la felicidad.