Liopardo

Liopardo

Celebrities bíblicas: La mujer de Lot

Celebrities bíblicas: La mujer de Lot
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Hijos míos, vivimos en tiempos de tuitstars, youtubers, vinestars, influencers,tronistas y famosos de todo tipo y pelaje. Y la mayoría de ellos son una muy mala influencia y ejemplo para nuestros jóvenes. Habiendo en la Biblia tan grandes ejemplos de virtud, y percatándome de lo desconocidos que son hoy para el gran público, lo que yo antes llamaba mi rebaño, he decidido que vuelvan a ocupar el lugar que siempre tuvieron y voy a realizar personalmente una serie de entrevistas a los más destacados e interesantes de ellos. Hoy, en Celebrities Biblícas...¡LA MUJER DE LOT! Accedemos a un lugar perdido en Palestina justo enfrente de lo que antes era Sodoma y Gomorra, hoy sustituido por un centro comercial . Hemos tenido que desplazarnos al lugar de residencia de esta mujer, dado que al estar convertida en una estatua de sal tiene algunas dificultades de movilidad. DIOSTUITERO: Buenos días, mujer de Lot. Disculpe, pero desconozco su nombre. MUJER DE LOT: Buenos días, Sumo Hacedor. ¿Quiere usted un cafelito? Puede llamarme como quiera, yo tampoco sé mi nombre, porque la Biblia ni siquiera lo cita. Me dedica un par de versículos y de pasada, como si nada. DIOSTUITERO: Sí, bueno, el papel de la mujer en la religión, ya sabe, usted perdone. MUJER DE LOT: Perdonado. Rézese tres padresuyos y listo. DIOSTUITERO:  Muchas gracias. Mi primera pregunta es para poner un poco en antecedentes a nuestros lectores. ¿Por qué es usted una estatua de sal? MUJER DE LOT: Pues me encanta que me hagan esa pregunta. Todo empezó un día que estábamos haciendo maldades tranquilamente en Sodoma mi marido Lot y nuestras dos hijas. La vida transcurría plácidamente. Estábamos preparando la festividad del Orgullo Gay, que allí era muy nombrada, cuando se presentaron dos extraños en nuestra casa. Decían que eran dos ángeles que iban a destruir a la ciudad y a todos sus habitantes, y al ver que eran buena gente mi marido les invitó a quedarse a dormir y todo. DIOSTUITERO:  Qué menos con alguien que va a destruir tu ciudad y a todos tus vecinos. MUJER DE LOT: Exacto, que los de Sodoma teníamos muy mala fama pero éramos muy hospitalarios. ¡Pues en qué hora se le ocurrió invitarles! El resto de los vecinos no se lo tomaron tan bien y se presentaron a la puerta de casa y los querían linchar y todo. Mi marido, que era un hombre cabal, les ofreció que violaran a nuestras dos hijas toda la noche a cambio de que no les hiciesen nada a esos pobres hombres, pero la turba no atendía a razones. DIOSTUITERO:  Un gran padre, su marido. MUJER DE LOT: Así es. Total, que ya nos iban a tirar la puerta abajo y menos mal que nuestros invitados los dejaron ciegos a todos y así ya no encontraron la entrada y pudimos dormir tranquilos. DIOSTUITERO:  Es que la gente se enfada por nada. Pero no me ha contesado a por qué está convertida en sal. MUJER DE LOT: Hombre, digo, Sumo Hacedor, usted sabrá, que fue idea suya. Bueno, se lo recuerdo, que usted tiene muchas cosas en qué pensar e igual no se acuerda. Pues nada, al levantarnos por la mañana, les iba a poner unas pastas y un café a nuestros invitados, pero les entró una prisa tremenda y le dijeron a mi marido que nos marchásemos corriendo todos porque iban a destruir la ciudad ya. "No sea que perezcas por las iniquidades de la ciudad", recuerdo que le dijeron exactamente, que es una frase épica de esas que se le quedan a una. Salimos con lo puesto, como si fuera un deshaucio express, y ya afuera le avisaron a mi marido de que no mirase atrás. A mí no me dijeron nada,porque en aquella época las mujeres daban igual. Bueno, como ahora. En ésto que empiezo a oler como a chamusquina y me giro y veo que está venga caer fuego y azufre sobre la ciudad. Un espectáculo precioso. Como fuegos artificiales pero con gente quemándose dentro. ¡Y de pronto me convierto en estatua de sal! DIOSTUITERO:  ¡Ah, ya recuerdo! Era mi época de Harry Potter, sí. MUJER DE LOT: Pues digo yo que ya que ha pasado tanto tiempo, podía devolverme mi forma humana, o si no se puede, al menos hacerme menos gorda, que mi estatua no hace para nada justicia al tipazo que tenía. Y además he salido con una mueca de lo más fea. DIOSTUITERO:  Veremos que se puede hacer, últimamente reservo mis milagros para el fútbol y las elecciones. MUJER DE LOT: Y tengo yo una pregunta para usted: ¿ era necesario que después de convertirme en estatua mis hijas emborrachasen a mi marido y se lo fornicaran por turnos? Lo pone en su libro. -DIOSTUITERO:  Ehhh...hasta aquí nuestra entrevista de hoy. Muchas gracias, salada.

diostuitero | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.