En las casas, especialmente las antiguas, a veces pueden encontrarse cosas realmente inesperadas.

Desde objetos descubiertos, una doble puerta o cualquier otro detalle imprevisto fruto de rebuscar en sus interioridades.

Un terrible descubrimiento es el que precisamente ha sufrido la familia Parker en su casa del pueblo estadounidense Eurekaton (Tennessee).

Se trata de una colmena enorme de 2,5 metros de altura oculta tras la fachada principal de la casa, motivo por el cual los habitantes oían zumbidos constantes.

La familia Parker, cuyos antepasados ​​se establecieron en ese edificio en 1924, llamó al especialista cuando uno de los habitantes de la casa escuchó un zumbido de insectos, que le impedía dormir.

El rescatista de abejas David L. Glover tardó cerca de nueve horas en liberar la pared de todas las abejas que había allí llegando a recoger 12 estructuras con abejas en su panal.

Pincha en el vídeo para verlo.

VER MÁS: Nido gigante de avispas