Los científicos llevaban años buscando planetas en la dirección equivocada. Esta semana han girado el telescopio 180 grados y se han llevado una gran sorpresa al descubrir un planeta muy parecido al nuestro.

Además el planeta está orbitando en un sistema idéntico al solar. El planeta no sólo parece compatible con la vida humana sino que al enfocarse a sí mismos los astrónomos han descubierto que está habitado.

Han llamado al planeta Kepler 89 y los astrónomos ya han podido esbozar como son los repugnantes cuerpos de los habitantes de este planeta.

Las reacciones a este descubrimiento han sido variopintas pero ya existen políticos que han expresado su intención de destruirlo.