Una mujer de 38 años llamada Sonia Morán ha desaparecido dentro de su succionador de clítoris. Sonia fue absorbida por su Satisfyer, un succionador de clítoris que recibió como regalo de su novio hace unos días.

Al parecer el aparato succionó con tanta fuerza que absorbió todo el cuerpo de Sonia que apenas pudo hacer nada para desaparecer dentro del aparato.

La mayoría de usarías no pasa del nivel 5 y Sonia fue directamente al nivel 11, el más potente de todos.

Daniel Molina, novio de Sonia, quiere denunciar a la marca por haberle dejado sólo. Sonia por su parte ha asegurado que saldrá del aparato "cuando le de la gana".