Algunos de los métodos evaluados por los expertos han sido los parches de nicotina, los cigarrillos electrónicos, la hipnosis y las pastillas para chupar.

Al final se ha descubierto que el método más efectivo es dejar de encender cigarrillos para metérselos en la boca.

Además las cajetillas de tabaco tendrán que informar también de que no fumar no garantiza no morirse.