Las urgencias de los hospitales españoles están hasta arriba. Lo constatan los médicos que trabajan en ellas que se quejan de saturación, de falta de personal y de una dudosa educación sanitaria de algunos ciudadanos que a menudo acuden a urgencias como si no supieran que van a morirse.

Las consecuencias son negativas para todo el sistema sanitario que se ve obligado a recordar que la vida tiene que acabar en algún momento y no siempre es necesario ir a urgencias.

Los síntomas de la muerte se curan con el tiempo, incluso la automedicación y la homeopatía pueden ayudar a que el problema se solucione por si solo.

Descubre toda la información de esta impactante noticia de la mano de El Mundo Today.