Conforme los coches autónomos son una realidad en nuestras carreteras, se deben ir resolviendo problemas de tipo filosófico.

Como por ejemplo: qué debe hacer la inteligencia artificial de un coche si en un caso hipotético de atropello se ve obligado a elegir entre preservar la vida del peatón o la del pasajero.

Se han publicado muchos estudios al respecto y se ha consultado con expertos en filosofía y moral.

Una simulación de ordenador ha concluido que la respuesta más épica ante el dilema es atropellar al peatón, luego circular por la acera atropellando a todo el mundo, para finalmente estrellarse matando también a los pasajeros.

Los científicos creen que en el futuro cada vehículo autónomo podrá tomar decisiones épicas por si mismo. Esto probablemente haga que el software deduzca que la opción más moral es atropellar poco a poco a todos los hombres y mujeres del planeta, para luego convertir sus restos orgánicos en combustible orgánico.

Si quieres saber más sobre cómo los coches autónomos se van a hacer con el planeta, te lo mostramos en el vídeo superior.