Los españoles ya no tendrán que ir en piajama todo el día a partir de la semana que viene. Este será un proceso gradual de vuelta a la normalidad tras el duro confinamiento.

Los primeros días los españoles que desempeñen actividades esenciales podrán peinarse y pasados tres días podrán ducharse. Además a los que hayan engordado se les permitirá volver a usar los pantalones vaqueros desteñidos de hace cinco años.

En esta primera fase de transición gradual podremos seguir usando la mantita sin lavar con la que nos hemos tapado toda la cuarentena.