Kike asegura que lleva diez años haciendo chistes de Mariano Rajoy cada día y ahora no sabe hacer otra cosa.

"Yo no me hice humorista para hacer chistes de Rajoy. Yo no pensaba en Rajoy cuando empecé a desarrollar mi carrera profesional", nos explica Kike.

"Para los humoristas Rajoy es como Jesucristo, una especie de milagro que ha ocurrido y nos ha salvado la vida", sentencia.