Así lo ha decidido el colegio de heavys de España. “Hasta ahora, a los calvos les permitíamos ponerse un pañuelo en la cabeza, pero eso se acabó”, han sentenciado.

Atraca un supermercado y pide que se lo entreguen todo a domicilio. Los trabajadores obedecieron, porque el transporte a partir de 75 dólares es gratuito y el atracador triplicaba esa cantidad.