Iñaki Urdangarin entrará en prisión por varios delitos de corrupción y sobre todo por no decir "Lo siento mucho. Me he equivocado, no volverá a ocurrir". El cuñado del Rey Felipe deberá decidir en qué que cárcel pasará su cautiverio.