¡Hurra! ¡Al fin hay un AVE a Galicia!

Este AVE no tiene trenes ni vagones, simplemente consiste en un señor te aguanta el paraguas mientras tú caminas a pata por la vía hasta llegar a tu destino.

Él no te lleva en brazos ni nada, sólo te aguanta el paraguas por si llueve y te coge de la mano. Pero tú tienes que ir caminando por las vías de alta velocidad que ha construido Renfe.