Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Tertuliano, el único y original

Tertuliano, el único y original

Biblia

Pixabay Biblia

Publicidad

Uno de los fenómenos que más me apasiona es vuestra pasión por los tertulianos. Como si de una de mis plagas bíblicas se tratase, multitud de personajes mezcla de todólogos y cuñados nivel premium pueblan las distintas emisoras de radio y televisión, polucionando el espacio radioeléctrico y atontando aún más si cabe al personal. Predicadores de tres al cuarto, ninguno le llega a la suela al verdadero Tertuliano, el primero y original, que realmente se llamaba así y fue uno de los más importantes Padres de la Iglesia. Hoy me acerco a su parcela en el cielo y le realizo esta entrevista: Diostuitero: Buenos días, Tertuliano, ¿cómo te encuentras? Tertuliano: Buenos días, Señor, alabado seas, ¡qué gloria verte! Pues quitando que estoy muerto, por lo demás voy tirando, gracias. Diostuitero: Venía a realizarte una pequeña entrevista para nuestros amigos de liopardo. Mi primera pregunta es ¿qué te parece la actual moda de tertulianos? ¿Aceptarías fichar por algún programa? Tertuliano: Pues me revienta mucho que hayan cogido mi nombre, porque ahora ya no me quito la mala fama ni a tiros. A veces pienso que podría ir a La Sexta Noche y les daría mil vueltas a todos, pero tampoco quiero pecar de soberbio. Diostuitero: Eso, eso, no peques. Aunque motivos tienes para sentirte orgulloso, porque tú fuiste el primero que usó la palabra "Trinidad". Tertuliano: Cierto, la usé en latín, "trinitas", que era lo que se llevaba entonces. Y dije que tus tres personas tenían la misma sustancia, que menudo lío tenía la gente con eso. Hasta el Concilio de Nicea no se aclararon. Diostuitero: Sí, tenía que habéroslo dejado apuntado por ahí, pero como no escribí ni una sola línea... No porque fuera analfabeto, que yo soy el Alfa y el Omega, sino porque teniendo cuatro biógrafos, para qué iba a coger un lápiz, digo, una pluma. Lo malo es que ellos tampoco se enteraban de nada. Tertuliano: Ya, se contradecían todo el tiempo, pero bueno, son humanos, es Diostuitero: Bueno, no me vengas ahora tú de listo, que pareces un tertuliano de los otros, sabiondo. Te quiero hacer otra pregunta, ¿por qué eres junto con Orígenes el único Padre de la Iglesia que no ha sido canonizado? ¿No te meterías en algún lío? Tertuliano: Pues....porque a los de tu Iglesia católica no les gustó que me hiciese montanista. Diostuitero: ¡No jorobes que te hiciste seguidor de Montano! ¡Pero si ese era un pirado que decía que la ciudad de Jerusalén iba a bajar desde el cielo justo encima de su pueblo, Pepuza, en Frigia, y que eso iba a ocurrir viviendo él, claro, y con ello el Apocalipsis! ¡Si estaba fumao! Tertuliano: Sí, sí....pero no me negarás que lo de que una paloma deje embarazada a una virgen no es igual de increíble...y 2000 años después la gente todavia se lo traga. Además, luego abandoné la herejía esa y fundé mi propio movimiento, pero no me hicieron mucho caso. Diostuitero: ¡Cómo sois los tertulianos! ¡Cualquier día llega Marhuenda y me funda otra religión! Tertuliano: No, ese ya es marianista, y de los duros. Y más ahora que su jefe le ha hecho comisario de honor y puede ir por ahí tirando de placa. Diostuitero: Sí, lo sé, me lo comentó Marcelo, ya sabes, el ángel de la guarda de Fernández Díaz, ese que le ayuda a aparcar. ¡Para lo que hemos quedado! ¿Por cierto, Orígenes qué hizo para no ser nombrado santo? Si era muy nombrado...estaba en la Champions de los teólogos... Tertuliano: Estaba muy loco. Se tomó de forma literal esa expresión tuya de "hay que hacerse eunuco por el Reino de los Cielos" y se castró cuando era joven. Luego de mayor se arrepintió, pero ya era tarde, ja, ja, ja. Diostuitero: ¡Estais como cabras! Una última pregunta, ¿tú por qué te oponías a que los viudos o viudas se volviesen a casar? Tertuliano: Hombre, digo, Dios. Tú sabes que yo estuve casado. Pues con una vez, basta. Que tengo que explicártelo todo. Tú ni siquiera te casaste una vez, así que no me vengas ahora defendiendo el matrimonio.... Diostuitero: Ya, es que si lees la Biblia verás que a Magda la conocí al expulsarle siete demonios. ¡Menudo carácter tenía la chica!

Publicidad