Liopardo » Diostuitero

@DIOSTUITERO

Stan Lee llega al cielo: charla entre creadores

Diostuitero se encuentra con Stan Lee: no te pierdas la charla entre creadores que han tenido en el cielo.

Stan Lee

Marvel Stan Lee

Publicidad

@diostuitero | Madrid
| 14.11.2018 17:33

Me acabo de encontrar a Stan Lee. A sus 95 años, ha decidido cambiar de dimensión y ha subido a mis dominios a dar una vuelta. Es un viejete de aspecto simpático, de hecho creo que le voy a copiar el look y os voy a pedir que en en lugar de representarme como un anciano melenudo y barbudo que viste túnica y sandalias lo cambiéis por algo más enrollado como él: gafas de sol, sonrisa pícara y aspecto de abuelo que va a ver un partido de beisbol.

Se cruza conmigo y nos quedamos mirando.

-¿Eres el jefe de todo esto?- me pregunta.

- Sí, Stan. Encantado de saludarte. Te he dado una vida tan larga porque me encantaba leer tus cómics de la Tierra. Pero tengo el Cielo un poco obsoleto y quería ideas nuevas, te necesito.

- Eres Dios, entonces, por lo que veo. Pues sí, he leído tu libro, la Biblia, y aunque se nota que has conseguido crear tu propio universo de ficción, el resultado final deja algo que desear: tus superhéroes no molan demasiado.

- ¿Tú crees? En su momento gustaron mucho: Moisés, Sansón, David...hasta hicieron películas sobre ellos y todo. Y luego está mi hijo Jesucristo, con superpoderes multiplicadores de panes y peces y que camina sobre las aguas.

- ¿Lo ves? ¿Qué mierda de poderes son esos? ¿Te imaginas a Hulk o Iron Man de paseo por el mar? Y lo de los panes y los peces está bien si quieres abrir una cadena de restaurantes, pero no para enfrentar a un supervillano y salvar el mundo. ¿Y el traje? ¡Un superhéroe debe tener un traje! ¡O al menos no ir paños menores como tu Yisus en la cruz!

- Cierto, cierto...

- Luego está el obituario. Cuando un superhéroe muere el obituario es vital. ¿Qué es eso de INRI? ¡Fíjate en mi tuit de despedida: "1922-2018 Excelsior!" ¡Lo está petando, se ha hecho viral!

- Mucho más chulo, dónde va a parar, y el latín hoy ya no se lleva.

- Claro, te lo digo yo, que empecé escribiendo obituarios. Luego está lo de la doble vida: un superhéroe debe tener una doble identidad, ya sabes: tu hijo tenía que haber seguido en la carpintería en plan anónimo y luego ponerse una máscara y salir a predicar. ¡Así no le habrían crucificado!

- Está bien pensado, sí. Es más, tú mismo tienes un poco de doble identidad, porque tu nombre real no es Stan Lee, sino Stanley.

- Exacto, cuando empecé a trabajar en los cómics decidí cambiarlo por Stan Lee, con la idea de reservar mi nombre auténtico de Stanley para cuando publicase novelas, que era mi aspiración por aquel entonces. Ingenuo de mí, pensaba que era un género superior a los cómics.

-¡Las vueltas que da la vida! Oye, ¿sabes que no somos tan distintos? ¡A los dos nos gusta hacer cameos! ¡Aparecernos!

- Bueno, sí, en eso somos parecidos, pero en el resto nada de nada: Yo siempre voy con los buenos.

Publicidad