Liopardo » Diostuitero

@DIOSTUITERO

Las siete maravillas de la Antigüedad

Diostuitero nos descubre la lista "oficial" de las siete maravillas más dignas de ver.

El Templo de Artemisa

Pixabay El Templo de Artemisa

Publicidad

No hay día en que no aparezca en nuestro teléfono algún artículo con la lista de los mejores futbolistas del siglo, las cien personas más ricas del planeta o las cincuenta chorradas más grandes.

Pero esto de las listas no es de ahora, lo inventaron los griegos, como casi todo. Y entre ellas, la que más les gustaba y que ha pasado a la posteridad es la de las siete Maravillas de la Antigüedad. Lo de "maravillas", por cierto, es un error de traducción, ya que la idea original no era recoger obras extraordinarias, sino simplemente, "dignas de ver", algo así como una recomendación de las agencias de viajes de la época.

Lo del número siete es porque desde siempre se consideró el número perfecto. No en vano, hice el mundo en siete días, aunque muy perfecto, la verdad, no me quedó.

Hubo varias listas de "maravillas", y no siempre incluían las mismas, hasta que la "oficial" quedó fijada en el siglo XVI cuando un pintor neerlandés llamado Maerten van Heemskrerck ( no pienso volver a escribir en mi vida este apellido tan complicado) realizó una serie de pinturas y dibujos sobre las maravillas del mundo antiguo. El resultado no tenía mucho que ver con el aspecto que al parecer presentaron realmente, pero le quedó bonito y a partir de ahí todo el mundo dio por hecho que las siete eran:

1. La Gran Pirámide de Guiza.

Es la pirámide más antigua, la más grande, y la única de las siete maravillas antiguas que pervive hoy en día, para solaz de turistas e Instagramers.

2. Los Jardines Colgantes de Babilonia.

Muchos niegan que hayan existido jamás. Eran terrazas ajardinadas espectaculares, ideales para pimplarse un Gin Tonic contemplando el atardecer o lo que tomasen Nabucodonosor II y su mujer, ya que dicen que fue un regalo que éste le hizo para demostrarle su infinito amor.

3. El templo de Artemisa, en Éfeso.

Artemisa era una diosa indomable, daba la vida y también la quitaba a voluntad. Para apaciguarla, el rey Creso de Lidia mandó erigir este templo. En el 356 antes de mí un tal Estratón lo destruyó mediante un incendio, al parecer porque quería hacerse famoso. Sí, amigos, antes de los youtubers ya había gente cometiendo barbaridades para conseguir cinco minutos de gloria.

Alejandro Magno, más tarde, se ofreció a reconstruirlo, pero no le dejaron, "porque no era posible que un Dios le construyese un templo a otro Dios". Aún así, el templo fue reconstruido, hasta que al final en el 262 los godos, que no eran muy seguidores de la mitología griega, lo arrasaron.

4. La estatua de Zeus en Olimpia.

Esculpida hacia el 430 antes de mí por Fidias. Se perdió en el siglo V , pero sabemos de ella gracias a descripciones de historiadores y a que aparece en monedas. Era un tipo con barba sentado en plan chulo, más o menos como aparezco yo ahora en las iglesias.

5. El Mausoleo de Halicarnaso.

Construido en el siglo IV A.C , en Halicarnaso ( la actual Bodrum, Turquía), fue un monumento funerario dedicado al sátrapa persa Mausolo. Y como habéis adivinado, de él viene el nombre de mausoleo que hoy utilizamos. Fue destruido por un terremoto en 1404.

6. El Coloso de Rodas.

Les debió gustar mucho a los antiguos, porque es la única de las siete maravillas que aparece en todas las listas. Era una gran estatua del dios sol griego Helios, realizada en la isla de Rodas en torno al 280 A.C. y destruida por un terremoto en el 226 A.C. ¡Diositos solares a mí!

7. El Faro de Alejandría.

Si la famosa biblioteca de Alejandría guiaba a las gentes con su saber, su faro ( siglo III A.C) iluminaba a los barcos con su potente luz desde sus más de 100 metros de altura. Fue durante siglos una de las estructuras más altas hechas por el ser humano. Aguantó un milenio, hasta que los terremotos de 1303 y 1323 lo convirtieron en ruinas. Sus restos desaparecieron cuando en 1480 el sultán de Egipto Quaitbey decidió reciclarlos para construir un fuerte. Y notición: ¡en la actualidad hay un proyecto de la Unión Europea para reconstruirlo!

Publicidad