A ver, todo lo que se cuenta sobre mí es mentira, para empezar, ni existo, pero hoy quiero traeros siete frases que han pasado a la cultura popular y que no son del todo ciertas:

7. "A quien madruga Dios le ayuda".

Falso. Yo tampoco madrugo. Cualquiera que haya leído el Nuevo Testamento comprobará que yo no trabajé nunca. Estuve un tiempo haciendo prácticas de carpintero con mi padre pero enseguida me fui por ahí a vivir en plan hippie con mis colegas.

6. "Cada uno en su casa y Dios en la de todos".

Yo paso de ir a vuestra casa, de hecho, lo que hago siempre es invitaros el domingo a venir a la mía, a la iglesia, “la casa del Señor”. Esto es porque al estar crucificado no me puedo desplazar.

5. "A Dios rogando y con el mazo dando".

Esto quiere decir que está bien rezar pero que si quieres lograr algo te lo tienes que currar también. Pues bien, este silogismo es absurdo: si lo consigues tras currártelo yo no tengo ningún mérito. El mérito o milagro sería que lo consiguieses solo rezando.

4. "Dios los cría y ellos se juntan".

Yo no dudo que os juntéis, pero yo no os crío, os creo, que es diferente. Es decir, que no me ocupo de vuestra educación o cuidado. Digamos que soy un mal Padre, si existiese un Juez superior a mí ya me habría quitado vuestra custodia.

3. "Dios aprieta pero no ahoga".

Que se lo pregunten a los millones de personas que ahogué cuando el diluvio, ja,ja,ja. ¡Tenéis de cada cosa!

2. "El hombre propone y Dios dispone".

Otra falsedad, como si yo estuviese pendiente de la miserable vida de cada uno de vosotros. Yo estoy aquí arriba a lo mío y lo que pase o deje de pasar allí abajo me trae sin cuidado. Ya bajé una vez y me crucificasteis.

1."Dios da pan a quien no tiene dientes".

Aunque este modo de proceder tan cabroncete es muy propio de mí, esta afirmación en concreto es falsa de toda falsedad. Cuando bajé a la Tierra multipliqué los panes para todos, con o sin dientes. Y hoy no doy pan a nadie, ya he cerrado el negocio.