Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Ranking de tontos en la Biblia

Ranking de tontos en la Biblia según Diostuitero.

Biblia

Pixabay Biblia

Publicidad

¿Quién es el más tonto de la Biblia? Es un libro bien gordo, os aseguro que salen unos cuantos. Hoy os traigo un ranking con los más zotes de la Biblia. Hice el espacio infinito para que me cupiesen todos. La verdad, cada vez que recuerdo que os hice a mi imagen y semejanza, me da que pensar...Ya lo dice Proverbios 14:7 :

“Aléjate de los tontos que nunca aprenderás nada de ellos.”

7. Hiram, rey de Tiro.

tontobiblia1.jpg
Liopardo | Liopardo

Le coloco en el puesto más bajo del ranking porque el pobre fue engañado, sí, pero por el mismísimo Salomón, el rey más sabio de la historia. Ambos hicieron un trato según el cual Hiram proporcionaba maderas nobles y oro a Salomón a cambio de veinte ciudades en la tierra de Galilea. Por supuesto, Salomón, que solo debió ser justo el día aquel del famoso juicio con el bebé y las dos mujeres, le dio las peores. Cuando Hiram vio la mierda de poblaciones que Salomón le había otorgado dijo: “-¿Qué ciudades son éstas que me has dado, hermano mío?” Te jodes, debió contestarle Salomón.

6. Rey Joacim de Israel.

bfb140416-curse-of-jeconiah.jpg
Liopardo | Liopardo

La Biblia no sólo dice que era un malvado, también cuenta que al tío lumbreras se le ocurrrió rebelarse contra Nabucodonosor, rey de Babilonia, la principal potencia de la zona. Era como si un mosquito se rebelase contra una manada de elefantes. Resultado: tropas de caldeos, sirios, moabitas y amonitas acabaron con el reino de Israel en un periquete. Poco después Nabucodonosor arrasaría Israel y destruiría mi templo.

5. La mujer de Lot.

tontobiblia2.jpg
Liopardo | Liopardo

Cuando destruí Sodoma y Gomorra decidí salvar a Lot y a su familia. Únicamente les dije que no miraran hacia atrás cuando huyesen. Pues va la tía lista y se da la vuelta. Resultado: la convertí en estatua de sal. Moraleja: la curiosidad y el deseo de saber es malo. Y llevarme la contraria más.

4. San José.

tontobiblia3.jpg
Liopardo | Liopardo

El pagafantas de la Biblia. Un tipo que descubre que su mujer está embarazada y se cree que es del Espíritu Santo. Sin comentarios.

3. Sansón.

tontobiblia4.jpg
Liopardo | Liopardo

Sansón tenía mucha fuerza pero poco cerebro. Y las mujeres hacían con él lo que querían. Ya su primera churri le sonsacó la respuesta de un acertijo, con lo que perdió una apuesta que se había hecho con treinta mozos de su pueblo. Se ve que no aprendió, porque después, cuando se lió con Dalila, ésta no paraba de preguntarle por el secreto de su fuerza. En un primer momento Sansón mostró algún indicio de conexión neuronal y le dio varias respuestas falsas. Al principio le dijo que para acabar con él tenían que atarle con siete cuerdas húmedas. Pues fue corriendo Dalila a contárselo a sus enemigos filisteos y mientras dormía le ataron, pero Sansón se desató fácilmente. Se ve que a pesar de eso la relación no se resintió, porque al poco tenemos a Dalila preguntado de nuevo y a Sansón contestando tranquilamente con otra mentirijilla: que debían atarle con cuerdas nuevas. Otra vez los filisteos a la carga y otra vez que Sansón se escapa. Y lo mismo atando sus cabellos con hilos.

Pues bien, después de todo esto, y ante la insistencia de Dalila, ¡Sansón le reveló el verdadero secreto de su fuerza! Le cortaron los cabellos en un santiamén y ese fue su final.

2. Herodes.

tontobiblia5.jpg
Liopardo | Liopardo

A Herodes le habían dicho que un recién nacido iba a ser el nuevo rey de los judíos en su lugar. Pues bien, toda Judea se enteró del lugar de mi nacimiento menos él. Es más, coloqué una estrella bien grande encima de mi portal por si había dudas. Además, con haber enviado a algún policía a seguir a los Tres Reyes Magos, que le contaron que venían a verme, habría dado fácilmente conmigo. En lugar de eso, asesinó a todos los menores de dos años de su reino. Su índice de popularidad debió bajar unos cuantos enteros.

1. El faraón de Egipto.

tontobiblia6.jpg
Liopardo | Liopardo

Más tonto que éste no lo hay. Para empezar, cada vez que hablaba con Moisés, le caía una plaga al canto. En lugar de detenerle, le recibía amablemente en cada ocasión y le dejaba marchar.

Y encima no aprendía. Diez terribles plagas le envié y no pillaba eso de que yo era Dios y que le podía destruir. Y todo por tener consigo a unos cuantos judíos, ¡como si no tuviese ya suficientes esclavos de otros pueblos! ¿Qué más le daba dejar marchar a los israelitas? Por su fuera poco, cuando por fin, tras la matanza de los primogénitos ( sí, a veces soy peor que Herodes) permitió partir a mi pueblo, a los pocos minutos no se le ocurrió otra cosa que arrepentirse y salir detrás. Y claro, acabó ahogado con todo su ejército en el Mar Rojo.

Publicidad