Liopardo » Diostuitero

@DIOSTUITERO

La pornocracia, la época X del Papado

Diostuitero nos cuenta la historia de la época medieval en que las concubinas de los Papas eran las que dominaban la política vaticana.

Vaticano

Pixabay Vaticano

Publicidad

Es curioso, pero hay una época del Papado conocida como "la pornocracia". Los Papas muy a menudo tuvieron concubinas, pero hubo un momento en que éstas adquirieron tanto poder que eran ellas quienes partían el bacalao en el Vaticano, y por eso se le llamó a este período con tan bello nombre, el cual viene del griego y significa literalmente: "Gobierno de las cortesanas o prostitutas".

Como buena época porno que se precie, tuvo lugar en el siglo X, claro, qué otra letra mejor, comenzando la cosa con el Papa Sergio III, un dechado de virtudes que había ordenado el asesinato de sus dos predecesores y que además tuvo un hijo ilegítimo que acabó también convirtiéndose en Papa: Juan XI.

A Sergio III, pese al voto de pobreza, el tema de la coyunda le gustaba cosa fina. Eso lo sabía una senadora llamada Teodora, que controlaba el Papado en la sombra, así que le presentó a su hija Marozia para que le tuviera bien atendido. Marozia había aprendido muy bien de su madre no sólo las artes amatorias, sino también las palaciegas, y acabó dominando la política vaticana durante 25 años, "la pornocracia", en los cuales influyó en la elección de hasta seis papas e incluso ordenó la muerte de algunos de ellos. Marozia además fue la madre del Papa al que nos hemos referido antes: Juan XI.

Al final las cosas se torcieron y otro hijo suyo, Alberico II, acabó haciéndola encarcelar en el Castillo de Sant´ Angelo, junto a su hermanastro Juan XI. Allí se tiró un montón de años la pobre, hasta que la trasladaron a un convento, donde murió al año siguiente, en el 955.

La pornocracia acabó a lo grande con Juan XII, nieto de Marozia, (Papa durante 955-964) el llamado "Papa Forniciario" ( mucho debió fornicar para distinguirse de sus predecesores, que no eran mancos). Fue nombrado pontífice con menos de 18 años, ¡récord!, con nula instrucción religiosa o de cualquier tipo, y fue un ser tan despreciable que está considerado uno de los papas más detestables de la historia del papado, y ya veis cómo estaba el patio.

¡Cómo vuelva a bajar me quedo solo dando latigazos!

Publicidad