Liopardo » Diostuitero

@DIOSTUITERO

El poliamor ya sale en la Biblia, y Dios lo bendijo

Diostuitero nos cuenta la historia de poliamor que ya aparece mencionada en la Biblia.

Poliamor

Unsplash Poliamor

Publicidad

Os creéis muy modernos y despreciáis la religión, pero la Biblia es como los Simpson: cualquier cosa en la que penséis ya aparece antes en algún capítulo.

Por ejemplo, el primer vegano de la historia fue Caín, que ofreció como presente a Dios "frutos de la tierra" en lugar de sabrosa carne, como hizo su hermano Abel. Por desgracia, Dios no era vegano y dice mi libro sagrado que "no vio su regalo con agrado". La cosa acabó muy mal.

Lo de la reproducción asistida, sin necesidad de acto sexual, lo vemos en el Nuevo Testamento con mi madre y el Espíritu Santo.

¿El comunismo? San Pedro fulminó a un matrimonio por guardarse para sí unas tierras que quería expropiarles para la comunidad.

¿La interpretación de los sueños? Tenemos a José, el que adivinó lo de las "vacas flacas" que soñó el faraón, mucho antes que Freud.

¿El piercing y los tatus? Los prohibimos en el Levítico.

¿El poliamor? Nada más y nada menos que Jacob, el padre de las doce tribus de Israel, era poliamoroso. Y Dios lo vio bien, siempre contó con su apoyo y bendición. Os lo cuento.

Estamos en el libro del Génesis. Jacob, hijo de Isaac, hijo de Abraham...fue un día a un pozo ( en la Biblia no había Tinder ni terrazas, se ligaba en los pozos) y se enamoró de una chica muy guapa llamada Raquel, que además era su prima, cosa fetén porque en aquella época les gustaba casarse entre parientes.

Le dio el favorito de la época y habló con su padre, su tío Labán, ya que en la Biblia la mujer pertenecía al padre o hermano y luego al marido. El padre de Raquel le dijo a Jacob que le daría a su hija si Jacob trabajaba siete años para él. Así lo hizo el muchacho, pero cuando pasaron esos siete años, en la misma noche de bodas el taimado Labán le dio el cambiazo y como la novia estaba oculta con un velo, metió en su cama a la hermana mayor, Lía, solterona a la que no encontraban marido. Y Jacob, que está considerado el Padre de Israel pero era despistadillo, se la benefició sin darse cuenta del cambalache. Cosas de la Biblia.

A la mañana siguiente se percató de su error, y furioso, fue a hablar con Labán, el cual le explicó que era costumbre casar primero a la hermana mayor, pero que no se preocupara, que si trabajaba otros siete años para él, le entregaría también a Raquel.

Otro siete años estuvo trabajando Jacob sin Seguridad Social ni nada y por fin pudo casarse también con su amada Raquel, pero esta vez no hizo banquete, por si las moscas.

Jacob ya tenía dos esposas, pero la cosa no acaba ahí. Para darle más emoción a la cosa, Dios hizo fecunda a Lía, la que menos le gustaba, la cual le dio cuatro hijos, y "estéril" a Raquel. La pobre Raquel, frustrada, le dijo a Jacob que se acostase con su esclava Bilá, y así ambos enamorados tendrían hijos a través de ella. Es que en la Biblia Dios veía bien la esclavitud, y los humanos ni te cuento.

Se acostó Jacob con Bilá y ésta le dio dos hijos, y Lía, que se había quedado misteriosamente estéril, contraatacó y le prestó a su esclava Zilpa, la cual le parió a nuestro patriarca otros dos, todos varones, ya que habrían de ser los fundadores de las doces tribus de Israel, y en la Biblia la mujer no cuenta para nada más que procrear.

Y en éstas coge Raquel y por fin se queda encinta y da a luz otros dos churrumbeles, José, el que se adelantó a Freud, y Benjamín, el del champán. ¡Doce, como los meses del año, los signos del Zodíaco, los apóstoles, y todos chicos!

Y a Jacob y sus cuatro mujeres les fue bien, y Dios les colmó en su vida de salud y buenas tierras y rebaños, e incluso una vez bajó a echarse una pelea en broma con él y se dejó ganar, pero eso es otra historia. ¡Viva el poliamor!

Publicidad