@DIOSTUITERO

@DIOSTUITERO

Los 5 momentos más embarazosos de la Biblia

La Biblia está llena de momentos sorprendentes y vergonzosos que no te esperas.

@diostuitero
  Madrid | 29/05/2019
Leyendo la Biblia
Leyendo la Biblia | Pixabay

No, no me refiero a la Anunciación del Arcángel San Gabriel a mi madre, que también, sino a esos momentos en los que te gustaría que la tierra tragase, correr un tupido velo, enviar un diluvio de distracción, ya sabéis...

1. "¿Dónde está tu hermano?"

Uno de los momentos más tensos de la Biblia es cuando Dios (yo) le preguntó a Caín dónde estaba su hermano. La población de la Tierra no era muy grande por aquel entonces, cuatro personas, y además se supone que yo lo veo todo, así que el pobre Caín se quedó sin excusas. Solo se le ocurrió irse por la tangente y decir: "¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?"

2. "Uno de vosotros me va a traicionar"

La Última Cena. Judas no sabía dónde meterse.Ya que me iban a crucificar por su culpa, al menos que pasase un mal rato.

3. La higuera no me hace caso.

Cuenta la Biblia que al día siguiente de mi entrada triunfal en Jerusalén (el famoso Domingo de Ramos),fui dando un paseo y me encontré una higuera con hojas. Extendí mi mano para coger higos, ¡pero no tenía!Me hizo quedar fatal, así que la maldije: "¡Que nunca jamás coma nadie fruto de ti!" y la pobre higuera se secó. Me sienta muy mal que mi Creación no me haga ni caso.

4. El jefe de la tribu, pillado.

Judá, uno de los patriarcas de la Biblia, se acostó con su nuera Tamar, a la que encontró en un camino y confundió con una prostituta. La pobre mujer se quedó embarazada y ya la iban a quemar siguiendo mis preceptos,pero menos mal que fue previsora y se quedó varios efectos personales de Judá como prenda. ¡Menudo momentazo cuando se supo que el padre de la criatura era el mismísimo líder de la tribu! Hicieron como que aquí no había pasado nada y listo. Por cierto, al final del embarazo nacieron dos gemelos, y de uno de ellos desciendo yo.

5.El reencuentro de José con sus hermanos homicidas.

José tenía once hermanos,y juntos llegaron a ser los doce padres de las doce tribus de Israel. Pues bien, la cosa no empezó muy bien. Sus

hermanos estaban hartos de que José fuese el favorito de su padre Jacob y un buen día lo tiraron a un pozo. Le dieron por muerto, pero José sobrevivió y llegó nada menos que a ser virrey de Egipto.

Llegó una época de hambruna y sus hermanos emigraron a Egipto en busca de comida, y allí se encontraron con el ahora poderoso José, sin reconocerle. Pero él a ellos sí, y estuvo tendiéndoles pequeñas trampas y jugando con ellos hasta que, durante un banquete, les reveló su verdadera identidad.¡Se pusieron más tensos que el monitor de natación de los Gremlins! Pero José era un buen tío y los perdonó.

VER MÁS: Las mejores cartas de San Pablo

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.