Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Misterios de la Biblia: ¿Qué diantres hizo Jonás tres días dentro de la ballena?

Misterios de la Biblia: ¿Qué diantres hizo Jonás tres días dentro de la ballena?

Ballena de Bryde

Wikipedia Ballena de Bryde

Publicidad

La historia de Jonás y la ballena es una de las más conocidas de la Biblia. Decidí encerrarle dentro de una como castigo, porque yo le había ordenado que fuese a Nínive a profetizar su destrucción y el muy espabilado se largó en direccción contraria, ¡a Tarsis!, lugar que hoy muchos identifican con la mismísima península ibérica. ¿Había partido del Real Madrid ese día? No le culpo, no debe ser nada agradable llegar a una ciudad extranjera y decirles que tu Dios la va a arrasar. Como mínimo, te niegan la tarjeta sanitaria. Mientras Jonás iba en el barco camino de Tarsis, envié una tempestad y acabó dentro de la ballena. Y estuvo allí tres días, que algunos comparan con los mismos tres días que yo estuve en el seno de la tierrra, sepultado, hasta que resucité. La Biblia no dice nada de qué hizo Jonás durante ese tiempo, cómo sobrevivió, qué le pasó por la cabeza...hoy vengo yo a cubrir ese hueco. Nada más ser tragado por la ballena, Jonás pensó lo normal: que iba a morir. Los libros de ciencias naturales de la época no estaban muy avanzados, pero en la escuela, además de estudiar que la tierra era plana y que el sol giraba alrededor de ella, el maestro le había enseñado que si te traga un bicho te mueres. Así que el bueno de mi profeta se llevó una grata sorpresa al comprobar que estaba vivo, ¡de milagro!. Una vez pasado el susto inicial, Jonás trató de salir, golpeando las paredes interiores del cetáceo, pero no consiguió más que le entraran gases a la ballena, con lo que el ambiente se hacía cada vez más irrespirable y tuvo que dejarla tranquila. Jonás se acomodó dentro del estómago y se dio cuenta de que además de respirar, se estaba calentito, a refugio de la tempestad que había hecho naufragar su barco. ¿No decían que lo mejor para calentarse en medio de una tormenta era meterse dentro de un camello? Pues una ballena era más grande y espaciosa. Además la ballena tragaba algas y pececillos, y Jonás pudo alimentarse de ellos durante los tres días. Estaban crudos, pero algo es algo, tampoco es plan de ponerse en plan gourmet cuando uno está dentro de una ballena. Lo malo era el aburrimiento, y que al cabo de unas horas te empezaba a entrar claustrofobia. Así que Jonás decidió que tenía que ocupar la mente si no quería volverse loco. Se acordó de que el siete era el número divino por excelencia, porque representa la perfección, y se entretuvo jugando con sus múltiplos, realizando divisiones y raíces cuadradas, que en esa época eran redondas, justo lo contrario que la Tierra. El seis seis seis representa a la Bestia, porque el seis es el número imperfecto por excelencia, ya que se queda a las puertas del siete, el fetén. Entonces se le iluminó la bombilla. A ver, que en la ballena no había luz eléctrica, me refiero a que se le ocurrió una idea. Jugando con el siete, pensó: voy a hacerle un siete a la ballena, y saldré por ahí. Cogió la espina dorsal de un tiburoncillo que ésta se había tragado y empezó a rascar, como un preso cavando la galería que le lleva a la libertad. ¡Y eso sí molestó a la ballena! El enorme animal empezó a retorcerse y finalmente, y tal y como dice la Biblia, lo vomitó. Era el tercer día, hay que ver lo que dan de sí los múltiplos de siete.

Publicidad