Liopardo » Diostuitero

@diostuitero

Los cinco mandamientos de la tabla que se rompió

Diostuitero nos desvela los cinco mandamientos de la tabla que se rompió.

Fotograma de la película "Los diez mandamientos"

Paramount Pictures Fotograma de la película "Los diez mandamientos"

Publicidad

Exclusiva para los lectores de Liopardo: los Diez Mandamientos al principio no eran diez, eran quince. Sí, ya sé que ni siquiera sois capaces de cumplir diez, con que menos quince, pero así era mi idea original. Yo le entregué tres Tablas a Moisés, cada una con cinco Mandamientos, pero como eran de piedra y mi profeta tenía más de ochenta años (lo dice la Biblia) no pudo agarrarlas bien y se le cayó una, haciéndose añicos montaña abajo. Podía habérselos dado en una tablet en lugar de una tabla, o haber enviado dos ángeles forzudos que se las hubiesen bajado colina abajo, pero así soy yo, un tío omnipotente que siempre encargo los trabajos más duros que podía hacer yo sin esfuerzo a pobres ancianitos. Me acuerdo cuando decidí enviar el diluvio y había que construir un arca gigante para salvar a los animalillos y a los cuatro enchufados. Podía haberlo construído yo en un segundo, pero en lugar de eso se la encargué a Noé, un vejestorio de 600 años. Normal que lo primero que hizo nada más tocar tierra fuera emborracharse. Como os digo, había cinco Mandamientos más, y eran muy importantes:

-Undécimo Mandamiento: Respetarás la música. Nadie sacará singles como la Salchipapa o el Pepinazo. Kiko Rivera deberá reorientar su carrera de dj y limitarse a pinchar música clásica. Georgie Dann deberá pedir perdón, entregar todos sus discos y disolverse. Tampoco podrá haber más de trescientos festivales de música indie en un mismo verano, y se pondrán limitaciones a la música fusión, no todo vale. La Pantoja volverá a la cárcel.

- Duodécimo Mandamiento: Respetarás todas las orientaciones sexuales e identidades de género. Un pena que se perdiera este Mandamiento, la Iglesia no andaría por ahí haciendo la vida imposible a los homosexuales y transexuales. Dios es amor, sin excepciones ni condiciones. Ya os he dicho muchas veces que yo mismo me llevé doce tíos al huerto.

-Decimotercer Mandamiento: La misa durará quince minutos. Seguro que muchos habéis sufrido esas interminables misas de casi una hora, o incluso más. Si las misas durasen diez minutos nadie se quedaría en el bar de enfrente durante las bodas, y todos los asistentes estarían más atentos. Si todos podéis expresaros en 140 caracteres, ¿por qué los curas necesitan una hora? Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

-Decimocuarto Mandamiento: No quemarás científicos ni librepensasores. Que luego queda fatal en los libros de historia eso de que te has cargado a Miguel Servet o Giordano Bruno y que andas amenazando a gente como Galileo. Y claro, nos ganamos una fama de retrógrados y oscurantistas...Ya bastante es que digamos en la Biblia que la Tierra es cuadrada y que el sol gira alrededor de ella como para encima ponernos peor fama. Algunos diréis que este Mandamiento ya va incluído en el de “No matarás”, pero visto el caso que habéis hecho del mismo...

- Decimoquinto Mandamiento (el más importante, y vale tanto para creyentes como ateos): No contestarás a los trolls en las redes sociales. Si nadie hubiese contestado jamás a un troll éstos habrían desaparecido por inanición. La indignación y el “casito” son su alimento. Pero claro, os gusta tener siempre la última palabra, que parecéis cuñados, y al final la cagáis. No os culpo, a mí me pasó lo mismo con Satán.

VER MÁS: Los mejores tuits de religión

VER MÁS: Las mejores cartas de San Pablo

Publicidad