Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Los bebés más famosos de la Biblia

Los bebés más famosos de la Biblia

Biblia

Pixabay Biblia

Publicidad

He visto el revuelo que se formó con lo de Bescansa y su bebé en el Congreso, y como parece que os gusta el tema, incluso más que el de los gatitos, he hecho memoria y os traigo los momentos de la Biblia que recuerdo en los que aparecen bebés. 1. El más famoso es el episodio que demuestra la sabiduría del Rey Salomón. Un día acudieron a él dos prostitutas, en busca de justicia. Por la noche el hijo de una de ellas había muerto, y las dos aseguraban que otro niño que había quedado vivo era el suyo. Entonces Salomón ordenó cortar por la mitad al niño superviviente y repartir la mitad a cada una. Debía pensarse que era un lechón. Una de las mujeres le rogó que no lo hiciese, que prefería que se lo quedase la otra, antes que ver al bebé muerto. Así descubrió el sabio Salomón que esa era la madre. Comprendedlo, en aquellos tiempos no había prueba de ADN. 2. Otro bebé famoso fue Moisés. El malvado faraón había ordenado matar a todos los recién nacidos israelitas. Su madre lo puso en una cesta de juncos y lo dejó en el Nilo, con la buena suerte de que la hija del mismísimo faraón lo encontró y decidió criarlo como si fuese suyo. Luego yo me vengué del faraón matando a todos sus primogénitos, en la más famosa de mis plagas. A veces tengo días malos. 3.Otro que ordenó cargarse a todos los bebés fue Herodes, y os hizo tanta gracia la matanza, que desde entonces lo celebráis gastando bromas el Día de Los Santos Inocentes. Yo me salvé porque mis padres se refugiaron a Egipto. ¡Fíjate, con la de faenas que le hice a los egipcios en el Antiguo Testamento, y allí que me fui! Ahora pasa al revés, que con la de barrabasadas que me hicieron los romanos, ¡vais y ponéis mi sede en Roma! 4. Otros bebés famosos son Jacob y su hermano Esaú. Nacieron a la vez, pero primero salió Esaú, y luego, agarrado al talón de su hermano, Jacob. ¡Toda una lucha por la primogenitura! Y eso sería su vida, una pelea por ver quién de los dos se llevaba la bendición de su padre. Esaú es famoso porque le vendió la primogenitura a Jacob por un plato de lentejas. ¡Eso no hay quien se lo crea! ¡A casi nadie le vuelven loco las lentejas! Si hubiera sido un asado o el León Comegamba, todavía. 5. Y yo. El Niño Jesús. Hay un episodio en el que, estando en el vientre de mi madre, fuimos a visitar a su prima Isabel, que estaba embarazada de Juan el Bautista, y dice la Biblia que al oír el pequeño Juan a mi madre saludando a la suya pegó un salto de alegría. La Biblia no cuenta nada de mi infancia y adolescencia, pero me lo pasaba de miedo con mi primo jugando a las resurrecciones. Como estaba en prácticas, no me salían muy bien. Los resucitaba, pero se me volvían a morir. Por lo demás, todavía sigo enfadado porque los Reyes no me trajeron el excalestric. Oro, incienso y mirra. ¿Qué clase de regalos son esos para un niño? ¡Hasta la semana que viene!

Publicidad