Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Los 7 monasterios más misteriosos del mundo

Los 7 monasterios más misteriosos del mundo

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Como no hay manera de que os metáis a monjes, hoy os acerco la vida monástica en plan Cuarto Milenio, a ver si así os animáis. Si estáis cansados de la vida moderna con tanto Twitter, Facebook, Snapachat y demás vanidades de vanidades, aquí os dejo siete destinos fantásticos.

7. La Sacra de San Michelle.

En la región del Piamonte, en la cima del monte Pischiriano, se alza majestuosa la abadía que inspiró a Umberto Eco "El nombre de la Rosa". En su recinto alberga la Torre de la Bonita Alda, desde la que según cuenta la leyenda se arrojó una joven para evitar un asalto y salió ilesa, pero posteriormente repitió la acción por vanidad y dinero y acabó estrellada contra el suelo. Segundas partes nunca fueron buenas. El monasterio que sale en la peli no se corresponde con esta abadía, sin embargo. Los interiores del film fueron rodados en el de Eberbach, en Alemania, y para los exteriores se construyó el que fue el decorado más grande realizado en Europa.

6. Los monasterios de Meteora.

Situados en Grecia, más que misteriosos, son impresionantes, por lo espectacular del paisaje, y lo difícil de su acceso. Meteora significa "suspendidos del cielo". Es como si yo hubiese colocado cada uno de ellos con mi propia mano, sobre los escarpados montículos de roca.

5. Monasterio de Santo Tomás, Avila.

Fue la casa de Torquemada nada menos, y fue usado como tribunal de la Inquisición. Alberga el magnífico sepulcro del Infante Don Juan, único hijo varón de los Reyes Católicos, del que se dice que murió de tanto hacer uso del sagrado matrimonio con su esposa la archiduquesa Margarita de Austria. La tumba fue profanada durante la Guerra de la Independencia española y hoy el cuerpo está desaparecido. Si vas a misa a la una hay orquesta, con bajo, guitarra eléctrica y batería.

4. Monasterio Taungkalat de Popa, en Myanmar.

Sus constructores lo situaron sobre un volcán extinguido. Cuando lo erigieron esto no lo sabían, así que tuvieron bastante suerte. Objeto de una famosa peregrinación budista, el número de escalones de su acceso me encanta: 777. Si el 7 es el número bíblico por excelencia, ya que representa a Dios, lo perfecto, ¡con el 777 ya me vuelvo loco!

3. El monasterio del diablo.

Hoy solo quedan ruinas, pero su historia da mucho miedo. Fue conocido como "La Huerta de San José", y está situado en Carmona, Sevilla. Cuentan las crónicas que los monjes que allí vivían pasaban mucho hambre, y que por las noches se dedicaban a robar en los huertos vecinos. Según narra un documento firmado por el mismísmo obispo de Jerez, un día aparecieron varios monjes degollados y colgados de unos ganchos de carne. Se los encontró otro compañero suyo, el cual afirmó que al descubrir los cuerpos, se percató de la presencia de unos pequeños seres que se alimentaban de sus carnes, los cuales al verle se reunieron en uno solo, que le dijo: "te dejo vivir para que proclames mi venida al mundo. Ve y di que Satán está aquí." Cuenta el alguacil que se produjeron fenómenos extraños en el Cielo, y que cuando al día siguiente numerosos hombres del pueblo acudieron al lugar con Biblias y crucifijos, se les apareció el diablo en la torre, lanzándolos por los aires. Y no sigo porque acabo de mojar la túnica.

2. Monasterio de San Pedro de Rocas.

De origen anterior al 573, se considera el más antiguo de Galicia. Dicen que las aguas de la Fuente de San Bieito, en sus dominios, tienen la propiedad de curar verrugas, introduciendo en ellas la parte afectada y rezando un Padrenuestro. Otra leyenda habla de la existencia de un túnel taponado por una viga de oro, y que quien intenta apropiarse de ella queda convertido en alquitrán. En cualquier caso, un bonito lugar para hacer senderismo. Si veis vigas de oro, ¡no tocar!.

1. Monasterio de El Escorial.

Y diréis, pero si éste es muy conocido, ¿qué tiene de misterioso? Pues está plagado de leyendas. Para empezar, dicen que está emplazado sobre la boca del infierno, y que un perro negro, el can Cerbero quizás, estuvo atormentando a sus constructores. Alberga más de 7000 reliquias, y en su botica se estuvo buscando la "piedra filosofal". Es muy curiosa la "Sala de los Secretos", donde su constructor Juan de Herrera consiguió que dos personas situadas en ángulos opuestos pudiesen conversar, sin necesidad de gritar, y sin que los que estuviesen en medio se enterasen de nada. Tiene forma de parrilla en honor a su patrón, San Lorenzo, el cual murió asado en una. Dicen que según lo asaban tuvo el detalle de pedirle a sus verdugos que le diesen la vuelta, que por ese lado ya estaba cocinado. Y muchas historias más....¡animaros y visitad los monasterios!

Publicidad