Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Las 6 herejías más raras

Las 6 herejías más raras

Biblia

Pixabay Biblia

Publicidad

Llega la primavera, florecen las flores, suben las temperaturas y los herejes arden mejor. Hoy en día os habéis puesto muy exquisitos y ya no podemos hacer autos de fe, pero recuerdo que lo pasábamos de maravilla aquellas tardes de leña, hoguera y pecadores a la parrilla. A pesar de que tuve cuatro biógrafos, los evangelistas, no os enterasteis bien de la película, y pronto surgieron tesis muy diferentes acerca de mi naturaleza. Voy a analizar unas cuantas de esas doctrinas, que la oficial consideró erróneas y llamó herejías: -

Adopcionismo: Estos locos decían que yo, Jesús, no era Dios, sino que era un hombre cualquiera que un buen día fue elevado a la categoría de Hijo suyo. ¡Decían que yo era adoptado! Dentro de esta corriente los más pelmas fueron Arrio y sus seguidores, los arrianos, que constituyeron la herejía más fuerte en toda la historia, y que estuvo a punto de imponerse. Menos mal que en el Concilio de Nicea, ese que convocó el emperador romano Constantino y en el que fijamos el Credo, se impuso la tesis oficial, que si no ahí estaría yo convertido en un simple mortal.

- Carpocratianos: Estos se lo pasaban fenomenal. Según Clemente de Alejandría: "Una funesta costumbre reina entre los carpocratianos, pues tan pronto hay un banquete, los hombres y las mujeres deben excitar sus apetitos, apagar luego las luces y aparearse a su gusto. A esto lo llaman satisfacción del espíritu."

-Agapetas: Eran un moviento femenino. Se trataba de unas muchachas “vírgenes” que consideraban que todo era puro y, tras hacer voto de castidad, solían convivir y dormir con otros eclesiásticos, que las acogían en sus conventos gustosamente como ayuda espiritual. La cosa acabó en desenfreno total, como es lógico y no tuvo mucho recorrido.

-Gnosticismo: Fue tambień una gran amenaza para la Iglesia. Era un movimiento de carácter filosófico, que consideraba la materia como una cárcel del espíritu. Había que liberarse a través del conocimiento, un rollo muy parecido a los budistas. Eran los modernos de los primeros años del cristianismo. Hace no mucho aparecieron unos evangelios gnósticos y todo, menudo lío.

-Montanismo: Esta es muy divertida. Un tipo llamado Montano decía que la ciudad santa de Jerusalén iba a descender justo sobre su pueblo, Pepuza (en Frigia) y que el final de los tiempos llegaría en esa generación. Predicaban el ayuno y el ascetismo, y se convirtió en una iglesia muy poderosa, sobre todo en Asia Menor. ¡El propio Tertuliano, uno de los principales Padres de la Iglesia llegó a convertirse a esta herejía!

-Cátaros o albigenses: Eran una buena gente que decían que yo era una especie de ángel. Consideraban a la Iglesia de Roma como algo corrupto y equivocado, y se referían a ella como “La Puta de Babilonia” del Apocalipsis. Les mandamos a Domingo de Guzmán, el fundador de los dominicos ( domini canes, los perros del Señor) a ver si les convencía, y como no lo logró, tuvimos que lanzarles una cruzada y luego de remate la Inquisición. 200 de ellos se refugiaron en una ciudad llamada Beziers, y como no nos los quisieron entregar, entramos y matamos a todos sus habitantes, 20.000. ¿Cómo distinguiremos a los herejes?, habían preguntado al legado papal. “Matadlos a todos , que Dios sabrá cuáles son los suyos”, dicen que fue su respuesta.

Y así muchas más, ¡qué buenos ratos nos han dado estos herejes!

Publicidad