Liopardo » Diostuitero

@DIOSTUITERO

La Torre de Babel

Diostuitero nos cuenta la historia bíblica de la torre de Babel.

La Torre de Babel, Pieter Brueghel el Viejo

Wikipedia La Torre de Babel, Pieter Brueghel el Viejo

Publicidad

Ahora que andáis a vueltas con los nacionalismos y esas cosas os contaré la historia de la Torre de Babel, origen de la “confusión de lenguas”. Gracias a la movida con esa torre hoy la gente puede decir eso de “a mí me habla usted en cristiano” o “ parla català, cullons”. Cuenta mi libro que los hombres decidieron construir una gran ciudad cuyo centro sería una torre que llegaría hasta el cielo.

“Hagámonos famosos y no andemos más dispersos por la tierra”, dijeron. Sabéis cómo soy. Nadie permite que le construyan justo debajo. ¡Si es que lo prohíbe hasta el Código Civil! Pues menos yo, que soy Dios. Si ya estaba harto de escuchar vuestras oraciones desde la Tierra, imaginaos el tostón de tener que aguantaros pegados al oído. Y además corría otra vez el riesgo de que fueseis tan poderosos como yo. “He aquí que todos forman un solo pueblo y hablan una misma lengua, y ese es solo el principio de sus empresas.

Nada les impedirá llevar a cabo todo lo que se propongan”, me dije. ¿Qué os pensabais, que me gusta que os entendáis y prosperéis? ¡Pues no! ¡Entonces no me necesitaríais! Debía actuar, y rápido. Descendí del cielo antes de que terminaseis la obra y me planté en Babel, que así se llamaba la ciudad. En lengua babilónica significa “puerta de los dioses”. ¡Con eso me lo decíais todo! También me di cuenta de que en hebreo Babel significaba “confusión”. ¡Hay que ver la de lenguas que sabía, y vosotros solamente una! Entonces se me iluminó la bombilla… ¡Tenía que confundir vuestras lenguas!

Y eso es lo que decidí. Os hice hablar idiomas distintos, provocando que no os comprendieseis y logrando así que abandonaseis el proyecto urbanístico. De este modo logré la división entre vosotros y vuestra dispersión sobre la Tierra. Cuando os entendéis y cooperáis juntos me da mucho miedo.

Tan solo una vez permití que volvieseis a hacerlo, en Pentecostés, cuando cada uno escuchó la predicación en su propio idioma. Luego vosotros lo habéis vuelto a conseguir en la ONU con la traducción simultánea. Por un momento me volví a asustar, pero pronto vi cómo funcionaba aquel organismo y me quedé más tranquilo: había caos y enemistad entre vosotros para rato.

Mucha gente dice que esta historia no es sino una adaptación de la leyenda del Dios Marduk, dios babilónico que ordenó reconstruir el ziggurat de Babilonia al que se refiere como “Etemenanki”, “el templo de la creación del cielo y de la tierra”, tarea que llevaron a cabo todos los pueblos de las diferentes naciones, y para lo cual utilizaron el ladrillo, igual que en la torre de Babel.

¿Se parece mucho todo, verdad? La historia de esta torre es una historia universal que ha trascendido generaciones y culturas, pero parece tener una base real, pues hay testimonios de que existió dicha torre en Babilonia, una construcción de varios pisos y origen desconocido, que fue restaurada en tiempos de Nabopolasar (625-605 A.C). Hoy conservamos una inscripción de ese período que reza: “Marduk me ha ordenado colocar sólidamente las bases de la Etemenanki hasta alcanzar el mundo subterráneo y hacer de este modo que su cúspide llegue hasta el cielo.”

Publicidad