Liopardo » Diostuitero

@DIOSTUITERO

La increíble historia de cuando la Iglesia nos robó diez días

La historia del cambio del calendario juliano o antiguo al calendario gregoriano o moderno promulgado por el papa Gregorio XIII en 1582.

Retrato del Papa Gregorio XIII (Ugo Buoncompagni) (1502-85) de Lavinia Fontana

Wikipedia Retrato del Papa Gregorio XIII (Ugo Buoncompagni) (1502-85) de Lavinia Fontana

Publicidad

Son muchas las oraciones que me llegan pidiéndome que dé por concluido el 2020 y pase directamente al 2021 o mejor, al 2023. Si queréis avanzar en el tiempo, lo podéis realizar vosotros mismos, no tenéis más que hacer como en octubre de 1582, cuando cambiasteis el calendario juliano por el gregoriano y del 4 de octubre de ese año pasasteis al día 15. ¡Diez días tirados al garete!

¡Menudo follón! La pobre Santa Teresa de Jesús, que murió justo ese día, fue enterrada en teoría 10 días después. ¡Menos mal que su cuerpo estaba incorrupto!

El Estado se quedó sin cobrar los impuestos correspondientes a esos días, y lo que es peor, los trabajadores sin cobrarlos ese mes. Si hoy en día os liais con el cambio de hora, imaginaos con diez días. Una de las confusiones a que ha dado lugar ha sido la falsa creencia de que Cervantes y Shakespeare murieron el mismo día. Pues no: el autor de El Quijote falleció el día 22 de abril de 1616, si bien se registraba la fecha del entierro, el 23, y el de Romeo y Julieta lo hizo también el 23 de abril, sí, ¡pero del calendario juliano!. Shakespeare palmó el 3 de mayo de 1616 del calendario gregoriano.

Y más líos: la famosa revolución de octubre de 1917 tuvo lugar en...¡noviembre!, porque Rusia iba a su bola y todavía se regía por el calendario juliano. De hecho, el calendario gregoriano no se adoptó en todos los países al mismo tiempo: En 1582 fue adoptado únicamente por lo que hoy es España, Italia, Portugal, Francia y Países Bajos; pero por ejemplo, en la Alemania protestante, Dinamarca y Noruega no fue hasta 1700 , Reino Unido en 1752, en Japón hasta 1873, Egipto en 1875 o China hasta 1949, prácticamente antes de ayer.

¿Por qué narices se cambió el calendario? Pues si lo hizo el Papa, está claro: por motivos religiosos. El calendario juliano ( llamado así porque lo estableció Julio César) tenía un margen de error de 11 minutos y 4 segundos y eso provocaba que con el paso de los siglos la Semana Santa corriese el peligro de celebrarse no en la primavera como dice la Biblia ( cuenta que Jesús fue crucificado en "el mes judío de nisán"), sino en verano, y si bien yo ya estoy preparado porque en la cruz voy en bermudas, a Gregorio XIII no le pareció del todo correcto.

Publicidad