1. San Pedro de El Vaticano (20.139 m2)

Con todas las faenas que me hicieron los romanos, y acabamos colocando mi sede más importante allí. Eso sí, aunque la Basílica de San Pedro es el templo más grande de la cristiandad no es la catedral de Roma, honor que ostenta la basílica de San Juan de Letrán.

2. Basílica de Nuestra Señora Aparecida, Brasil (18.000 m2)

Nuestra Señora Aparecida es la patrona de Brasil. Se apareció por partes, ya que según cuenta la tradición, unos pescadores encontraron primero una figura de la virgen rota y sin cabeza, y luego la cabeza. Y tras eso lograron pescar muchos peces para un gobernador. Como milagro, flojito.

3. Catedral de Sevilla, España ( 11.520 m2)

Y luego dicen que los andaluces son vagos, ¡pues construyeron la catedral más grande España! Encima, al estar hecha en un estilo gótico tardío es también la catedral gótica más grande el mundo. ¡Olé!

4. Catedral de San Juan el Divino, Nueva York, Estados Unidos ( 11.200 m2)

Diseñada en 1888, continúa inacabada. En 1991 le encargaron su terminación a Santiago Calatrava, proyecto que nunca llegó a realizarse, gracias a Dios.

5. Catedral de Milán, Italia (10.186 m2)

Esta catedral se comenzó a construir en 1386 y se terminó en 1965, cosa que debéis tener en cuenta cuando os parezca que las obras de la Sagrada Familia de Barcelona van despacio. Es famosa por su belleza y porque una réplica en miniatura suya impactó contra el rostro del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, causándole la fractura de la nariz y la pérdida de un diente.

6. Basílica de Nuestra Señora de Lichen, Polonia ( 10.090 m2)

Todo lo contrario que el anterior, este templo fue erigido en tan sólo 10 años, entre 1994 y 2004. Fue bendecido por el Papa Juan Pablo II, que era polaco y le pillaba a mano.

7. Catedral de Liverpool, Reino Unido ( 9.687 m2)

Se trata de la catedral anglicana, porque Liverpool tiene otra catedral, católica, la de Cristo Rey, más pequeñita, y ambas construidas en el siglo XX.

La catedral anglicana de Liverpool es por supuesto la más grande del Reino Unido, y por dentro se lo montan en plan moderno, con guías disfrazados, letreros de neón rosas y atención, un centro de visitantes con tienda, cafetería y restaurante donde apretarte un buen asado ¡dentro de la mismísima catedral!