Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Hoy en CELEBRITIES BÍBLICAS... La entrevista de las entrevistas: ¡Satán!

Hoy en CELEBRITIES BÍBLICAS... La entrevista de las entrevistas: ¡Satán!

Biblia

Pixabay Biblia

Publicidad

A lo largo de los meses que llevo ejerciendo de reportero para Líopardo, he entrevistado a grandes personajes bíblicos como Moisés, Sansón, Jacob, el Santo Job... Pero hasta ahora me había dejado al más importante, después de mí, naturalmente. Hoy me siento con ganas y me decido a visitar el Infierno para traeros el testimonio de mi antagonista, mi archienemigo, el simpar y despreciable Satán, el mismísimo demonio. Me coloco la túnica de verano y bajo al Infierno. Después de atravesar varios recintos atestados de condenados que pagan por sus culpas entre horribles tormentos, como escuchar una y otra vez discursos de Fidel Castro o tratar de explicarle la escala musical a Paquirrín, y en medio de un fuerte olor a azufre y barbacoa, descubro sentado sobre un trono formado por calaveras y aparatos reproductores de vídeo Beta al ser más vil de la creación, Satán. - Buenos días, Satán. ¡Cuánto tiempo! - Sí, desde aquella vez que te tenté en el desierto. Encima de que me preocupé por ti y me pasé a ver si necesitabas algo, te enfadaste. Llevabas 40 días sin comer y me tenías preocupado. Mira que si te pasa algo y desapareces, yo desaparezco contigo. - Tranquilo, Satán, soy inmortal, ¿recuerdas? - Yo no estaría tan seguro, mi Dios. Imagínate que a la gente le da por olvidarse de nosotros y dejan de rezar y realizar invocaciones malignas. ¡Seríamos la Nada! - No debí prestarte aquel libro, ‘La Historia Interminable’. Te ha llenado la cabeza de ideas locas. - No me lo prestaste, lo robé de la biblioteca del Vaticano, ja ja ja. Por cierto, tenéis ahora un Papa que casi me cae bien. No es tan estirado como los anteriores. - Es argentino, ya sabes. Bueno, ¿me dejas que te haga un par de preguntas para Líopardo? - Tú mandas. Estás en tu casa, ja, ja, ja. Al fin y al cabo, el Infierno también es creación tuya. - Pues ahí va la primera: Te llaman Satán, Satanás, Lucifer, Belcebú, Fausto, Mefistófeles... ¿qué nombre te gusta más? - Me gustaría llamarme Bertín Osborne, para que todo el mundo viniese a mi casa. De los que has dicho, Lucifer, que significa “portador de luz”. - Entiendo. Segunda pregunta: ¿No te gustaría que te perdonase y volver al Cielo conmigo? - ¿Volver al Cielo? Es un lugar aburridísimo. Ten en cuenta que toda la gente interesante está aquí abajo. - Sí, la verdad es que ahí arriba nos aburrimos un poco. Nuestra única diversión es contemplar el devenir de los hombres en la Tierra, que cada vez están más enloquecidos. Y mi última pregunta: ¿te gustaría que nos cambiásemos el puesto por dos mil años? - ¿Otra vez?

Publicidad