Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Hoy en CELEBRITIES BÍBLICAS entrevistamos a un tipo más chungo que @norcoreano : ¡Abimelec!

Diostuitero entrevista a un personaje de la Biblia, Abimelec.

Biblia

Pixabay Biblia

Publicidad

Abimelec fue un juez de Israel que se autoproclamó rey. Él siempre quiso ser rey, pero yo, por fastidiar, le dije a los cabreros que escribieron la Biblia que le metiesen en el Libro de Jueces y no en el de los Reyes. Para entrevistarle me desplazo hasta el Infierno, el cual encuentro muy decaído porque Satán se ha ido de vacaciones. Me recibe un demonio lugarteniente que, tras insultarme, escupirme, lanzarme vómito verde y hacerme escuchar dos discos de David Bisbal, me indica el paradero de Abimelec, un tío más malo que pegarle a un padre.

-Buenos días, Abi. Eres un tirano bíblico muy desconocido, ¿podrías ponernos en antecedentes (penales, por supuesto) para que te conozcan nuestros lectores de Líopardo?

-Claro, Altísimo- me escupe él también y me araña un poco la cara, aunque sin demasiadas ganas-. Soy hijo de Gedeón un tipo fetén que logró cuarenta años de paz para Israel. Lo malo es que tuvo otros 69 hijos aparte de mí, y claro, yo tenía más gente delante en la línea sucesoria que el Conde Lequio. Pero lo solucioné a lo Tsipras, con un referéndum. Pregunté a la gente de Siquem qué preferían: que les dominasen 70 hombres o uno solo. Les hablé del presupuesto en gastos de representación y eligieron que uno solo, o sea yo. Como los otros 69 no estaban de acuerdo tuve que matarlos a todos. Bueno, se me escapó uno, un tal Jotán, que me maldijo.

-¿Y qué tal te fue como rey?

-Pues con ese comienzo tan pacífico, imagínate, Altísimo: todo el día masacrando ciudades. Maté a todos los habitantes de Siquem, la arrasé y la cubrí de sal. Me gasté una pasta en sal, no creas. También gasté mucho en leña, porque después quemé la Torre de Siquem con los que se habían refugiado allí: mil hombres y mujeres.

-¿Te parece lógico matar a tus súbditos?

-La verdad es que ahora que veo las cosas con la distancia que da el paso del tiempo creo que fue algo exagerado: con haberlos robado y haber vivido a su costa tranquilamente como se hace ahora habría sido suficiente.

-¿Nos cuentas cómo acabó todo? Que me tengo que ir, que me está rezando uno del Osasuna para que gane su equipo.

-Sí, claro. Era un día como otro cualquiera. Iba yo a arrasar una ciudad llamada Tebés, cuando una mujer de allí me tiró una rueda de molino desde una torre y me rompió el cráneo. ¡Ay, las mujeres siempre me trajeron de cabeza! Entonces le dije a mi escudero que desenvainase su espada y me atravesase, para no pasar la vergüenza de que la gente dijese que una mujer me mató. Que uno es un tirano, pero tiene su reputación.

- Tirano y machista, eres el orgullo del Antiguo Testamento. Pues ha sido un placer, Abi. Te voy a tener otros mil millones de años más en el Infierno por lo menos.

-Gracias, Altísimo, y dile a Satán que vuelva ya de vacaciones, que esto está muy aburrido sin él.

VER MÁS: Los mejores tuits de religión

VER MÁS: Las mejores cartas de San Pablo

Publicidad