Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Hoy en CELEBRITIEEES BÍBLICAS entrevistamos a ¡Aarón!

Diostuitero entrevista a un personaje de la Biblia, Aarón.

Biblia

Pixabay Biblia

Publicidad

Hoy en Celebrities Bíblicas vamos a reparar una antigua injusticia. Dice el refrán que "unos llevan la fama y otros cardan la lana". Seguro que todos conocéis a Moisés. Es una de las principales figuras de la Biblia. Pues a su lado siempre estaba su hermano Aarón, que se lo curró también lo suyo para llevar al Pueblo Elegido hacia la libertad, y sin embargo, nadie se acuerda de él.

Yo mismo he tenido que dar mil vueltas hasta que lo he encontrado en un rincón en el Limbo, jugando al Candy Crush.

-¡AARÓN!

-¡Menudo susto! ¡Me has jodido la partida!

-Perdona, pero con ese nombre tan sonoro que tienes, siempre me gustó pronunciarlo en Dolby Surround. He venido a entrevistarte

-¿A mí? No me estarás confundiendo con mi hermano Moisés, el estrellita de cine? -No, AARÓN, vengo a reparar una antigua injusticia y a darte a conocer al mundo.

-Vale, han pasado XXXIII siglos, pero nunca es tarde si la dicha es buena.

-Sí, es que tengo mucho lío. Ahora anda diciendo Stephen Hawking que no existo y estoy preparando un contraataque.

-Si yo estuviera en su situación también diría lo mismo. Hay que ver cómo te pasas a veces. Sin ir más lejos, a mis hijos los abrasaste vivos por trasgredir las estrictas leyes del sacerdocio.

-Hombre, te hago fundador del Sumo Sacerdocio, y no eres capaz ni de educar a tus hijos, había que dar ejemplo. Y no te quejes, que tú forjaste el Becerro de Oro y a ti no te hice nada. Te dejé vivir 123 años.

-Ya, estarías a otra cosa ese día. Y tampoco pude ver la Tierra Prometida, después de tanto currármelo. ¿Pero cómo se te ocurrió escoger a un tartamudo como Moisés como guía? Así nos tiramos 40 años para cruzar un trozo de desierto. Y eso que yo me enrollaba y le hacía de traductor de la mejor forma que podía.

-Siempre me gustó darle emoción. Por cierto, te agradezco el numerazo ese del bastón que le hiciste al Faraón.

-¡Ah, sí! ¡Ya me acuerdo! ¡De hecho, soy el único que se acuerda! Fuimos Moisés y yo a pedirle que dejase marchar a nuestro pueblo, y tuve que ser yo, que para eso era el hermano mayor, el que se jugara el tipo y convirtiese mi bastón en una serpiente delante de sus narices. ¡Y no veas qué susto cuando sus hechiceros hicieron lo mismo con sus varas! Aquello parecía una escena de Harry Potter. Menos mal que mi serpiente engulló a las otras y quedé como Dios.

-No blasfemes. -Perdón, era una expresión

-Bueno, venga, que te voy a hacer una pregunta para la entrevista: ¿Es verdad como se dice que eras un amante de la paz, y que cuando dos personas estaban peleadas les mentías a ambas, dicendo que la otra quería reconciliarse con ella?

-Es verdad.

-¿Y no sabes que mentir va contra el Octavo Mandamiento y que yo dije, "no he venido a traer la paz, sino la espada"?

-¡Que eran mentiras piadosas! Además también era conocido porque siempre aplacaba el genio de mi hermano, que tenía una mala hostia...

-¡Otra vez blasfemando! Mira, me voy, eres imposible. Ahora comprendo por qué eres un segundón.

-Tranquilo, ya estoy acostumbrado. Además, estoy en la pantalla más emocionante del Candy Crush..

VER MÁS: Los mejores tuits de religión

VER MÁS: Las mejores cartas de San Pablo

Publicidad