Liopardo » Diostuitero

@DIOSTUITERO

Mi exhumación

Así fue realmente la exhumación de Jesús contada por @diostuitero.

Biblia

Pixabay Biblia

Publicidad

Ahora que vais a exhumar a Franco ( ya era de que me lo quitáseis de los pies de la cruz, mira que sois cabrones), y como experto en el tema, voy a hablaros un poco de la mía.

Mi exhumación fue más sencilla porque no requirió tanto papeleo. No hizo falta ningún polémico Real Decreto ni nada. Es verdad que Pilatos había puesto soldados custodiando mi tumba para que nadie se llevara mi cuerpo, pero tampoco fue mucho problema. Mi amigo José de Arimatea, el que se hizo cargo de mi cadáver, era rico, así que, aunque no lo diga lo Biblia, y con la mierda de paga que recibían los soldados, que cobraban siempre tarde y mal, imagináos lo que pasó.

Pues eso, que resucité y me convertí en el zombie más famoso de todos los tiempos. Se montó hasta una religión y todo: el cristianismo. Si me hubiese llamado Julián se habría llamado el Julianismo, pero no, me puse Cristo, que suena mejor. Tener un nombre comercial es muy importante cuando quieres iniciar una carrera de este tipo.

El tiempo que estuve en el sepucro fue un aburrimiento. Había prometido estar tres días, pero allí no había Wi-Fi ni nada y el domingo por la mañana ya estaba fuera. Como era domingo, pensé en ir a misa, pero la Iglesia todavía no se había fundado, así que me fui a hacer unas cuantas apariciones y me piré al Cielo, que, como soy Dios, tenía muchas cosas que hacer.

Mi exhumación estuvo bastante bien, la verdad, nada que ver con la de Dalí, por ejemplo, al que le molestaron para hacerle una prueba de paternidad, cuando todo el mundo sabe que él era como su famoso cuadro, El Gran Masturbador.

Otro al que desenterraron fue a Copérnico, porque no estaban seguros de si era él. Le hicieron varias pruebas y al final, gracias a que un bibliotecario encontró unos pelos dentro de un libro de calendarios que tenía el astrónomo pudieron certificar que efectivamente, lo era. Solo le faltó decir como en la Cabalgata de Reyes de Madrid, cuando un reportero le confundió con Colón, aquello de: ¡Que soy Copérnico!

Con esto de las exhumaciones tienes que tener cuidado, porque puedes acabar hecho trocitos como Santa Teresa, que tiene un brazo y el corazón en Alba de Tormes, en Roma el pie derecho y la mandíbula, en Lisboa la mano izquierda, muelas en Toledo, dedos en Avila, París, Sevilla o Bruselas...por no hablar de la otra mano, que la tuvo el mismísmo Franco en su dormitorio durante años como si fuera su muñeco de peluche y hasta le construyó un altarcito. Era la derecha, claro. Llamadme loco, pero ahora entiendo la cara de permanente cabreo que tenía siempre su mujer.

Y es que no le tuvieron ningún respeto a las reliquias de mi Santa: cuando su brazo incorrupto de Alba de Tormes fue llevado por las monjas de visita a Nueva York, al pasar la aduana tuvo ciertos problemas ( se ve que el funcionario era ateo) y finalmente fue registrado como "salazones y pesca salada". Así que ya sabéis, ¡cuidado a dónde lleváis a Franco o acabará convertido en "bonito del norte"!

Publicidad