Liopardo » Diostuitero

@DIOSTUITERO

El Evangelio de pseudo-Mateo, el niño Jesús asesino

Diostuitero nos descubre su evangelio apócrifo favorito, el Evangelio de pseudo-Mateo.

Evangelio

Pixabay Evangelio

Publicidad

El Evangelio de pseudo-Mateo es mi evangelio apócrifo favorito. Como sabéis, los evangelios apócrifos son relatos posteriores a los cuatro evangelios canónicos ( Evangelios de Marcos, Mateo, Lucas y Juan) que la Iglesia no da por buenos pero de los que ha tomado un montón de cosas.

Por ejemplo, el primer escrito donde se dice que los Reyes Magos se llamaban Melchor, Gaspar y Baltasar es en el Evangelio Armenio de la Infancia ( evangelio apócrifo del siglo VI); y que los padres de la virgen se llamaban Joaquín y Ana proviene de otro apócrifo, el Protoevangelio de Santiago, muy difundido durante los primeros tiempos de la Iglesia.

Pero como os digo, el más divertido es el Evangelio de pseudo-Mateo. Se llama así porque se atribuyó a Mateo, pero está claro que no lo escribió este evangelista ( que por otra parte no sabemos a ciencia cierta ni siquiera quién fue ni si escribió algo en su vida).

Este texto del siglo VI habla entre otras cosas de la infancia de Jesús. ¡Y no sale muy bien parado! Fijaos lo que hacía el pollito cuando tenía cinco años:

" Y otra vez un hijo de Anás, sacerdote del templo, que había venido con José, y que llevaba en la mano una vara, destruyó con ella, lleno de cólera y en presencia de todos, los pequeños estanques que Jesús había hecho, y esparció el agua que Jesús había conducido, y destruyó los surcos por donde venía. 2. Y Jesús, viendo esto, dijo a aquel muchacho que había destruido su obra: Grano execrable de iniquidad, hijo de la muerte, oficina de Satán, a buen seguro que el fruto de tu semilla quedará sin fuerza, tus raíces sin humedad, tus ramas áridas y sin sazonar. Y en seguida, en presencia de todos, el niño se desecó, y murió."

¡Se lo cargó! Y a continuación:

"Castigo de los hijos de Satán XXIX 1. Entonces José se espantó, y llevó a Jesús y a su madre a casa. 2. Y he aquí que un niño, también agente de iniquidad, corriendo a su encuentro, se arrojó sobre un hombro de Jesús, por burlarse de él, o por hacerle daño, si podía. Pero Jesús le dijo: No volverás sano y salvo del camino que haces. Y en seguida el niño feneció. Y los padres del muerto, que habían visto lo que pasara, dieron gritos, diciendo: ¿Dónde ha nacido ese niño?"

¡Otro niño que asesinó! ¡Menudo peligro tenía el angelito! Los del pueblo se cabrearon muchísimo y querían matarle, y entonces Jesús, agarrando de la oreja al niño, lo resucitó. Arreglado. Jesusito era el terror de la zona. En cierta ocasión que otro niño cayó por una terraza y se mató, la gente pensó que se lo había cargado también él y le echó la culpa.

Jesusito lo resucitó para que no le dieran el coñazo y listo. Era un máquina, hasta los leones y ¡dragones! se postraban y le adoraban. A sus profesores les tenía acojonados, les echaba unas broncas de mucho cuidado. Era un niño Jesús más propio del Antiguo Testamento que del Nuevo.

Como os digo, este evangelio es muy divertido: nos cuenta que el suertudo de José tomó a la virgen María como esposa junto a otras cinco vírgenes, y que éstas se burlaban de ella llamándola "la reina de las Vírgenes". Por cierto, la mula y el buey del pesebre provienen también de este relato. ¡Si es que tiene de todo!

Publicidad