Liopardo » Diostuitero

Liopardo

¡Entrevisto al Espíritu Santo!

¡Entrevisto al Espíritu Santo!

Cielo

Pixabay Cielo

Publicidad

El domingo pasado estábais muy ocupados celebrando el quinto aniversario del 15M, y me da mucha rabia, porque también era el día de Pentecostés y pasó desapercibido. ¿Que no sabéis lo que es Pentecostés? ¡Pues el día que bajó el Espíritu Santo sobre los apóstoles! En lugar de hacerlo en forma de paloma, se posó sobre sus cabezas como una llamita, con lo que parecían una colección de mecheros. A la vez adquirieron don de lenguas y se pusieron a hablar en un montón de idiomas. Aquello parecía el plató de Sálvame. Dice la Biblia que no estaban borrachos porque "era por la mañana". Se ve que por la tarde sí se cogían buenas cogorzas. Lo normal en los seguidores de un tipo que convertía el agua en vino. ¡Menudo disgusto se llevaron cuando me fui al Cielo sin darles la fórmula! Para conmemorar que el domingo fue el aniversario de un día tan bonito, hoy entrevisto en liopardo a ese gran desconocido, el Espíritu Santo. Aparece volando y se posa enfrente de mí. Le ofrezco algo de alpiste, pero rehúsa, dice que no le gusta picar entre horas. Al principio estamos un poco cortados. Como es otra persona distinta pero también soy yo, no sé si estoy hablando solo y desarrollando un trastorno de personalidad múltiple. Además, nunca había hablado con un pájaro. Si os fijáis, en la Biblia siempre hablo con mi Padre, aunque unas pocas frases sueltas. A veces hablaba él y yo no le contestaba, como cuando mi bautizo, y otras hablaba yo y él pasaba del tema, como cuando le pregunté en la cruz que por qué me había abandonado y se hizo el sueco, como Odín. La primera pregunta es obligada: Diostuitero: ¿Eres tú mi padre o el barbas que se parece a Zeus? Espíritu Santo: Hola Chuchi. Técnicamente, soy yo. Pero no me pidas más explicaciones, fue una situación muy embarazosa. Diostuitero: Y tanto. ¿Por qué nunca apareces en la Biblia cuando estoy yo? Coincidimos el día de mi bautizo y ya. Y no regresaste hasta que yo me fui. Espíritu Santo: No quería quitarte protagonismo. Además me habían dicho que ibas a acabar muy mal, así que no quise arriesgarme por si me tocaba algo. Diostuitero: ¡Qué pájaro! ¿Es verdad que le inspirarte mi biografía a los cuatro evangelistas? Espíritu Santo: ¡Claro que no! ¿No acabamos de decir que nunca coincidíamos? Yo no sabía nada de tu vida. Fui el día del bautizo por cumplir. Si hubiese inspirado yo los evangelios no estarían tan repletos de errores y contradicciones entre ellos. Diostuitero: Sí, no se aclaran. Fíjate, cuando mi resurrección por ejemplo. Uno dice que había un joven, otro que un ángel, otro que dos ángeles...Que si la piedra estaba corrida, que no estaba, que si hubo un terremoto, que no...¡esto es un sindiós! Parece una obra muy humana, desde luego. Espíritu Santo: Sí, o cuando se ponen a citar tu genealogía, que cada uno da una distinta. Diostuitero: Es verdad. Bueno, no sigamos, que nos está leyendo mucha gente. A ver si van a dejar de creer y desaparecemos. Espíritu Santo: Ni que fuera esto La Historia Interminable. Diostuitero: Siempre quise haberme llamado Atreyu. Es mucho más chulo que Jesucristo. Espíritu Santo: ¡Dónde va a parar! Diostuitero: ¡Y tener un dragón tan chulo como Fujur! Espíritu Santo: A mí me habría gustado ser un dragón y no una paloma. A las palomas no las respeta nadie, mira a mi prima la paloma de la paz. Ni caso le hacen. Diostuitero: Si hubieses sido un dragón mi madre habría sido la Khalesi, la madre de dragones. Espíritu Santo: ¡Y en lugar de crucificarte te habrían despeñado por El Muro! [ -¡DEJAD DE DECIR TONTERÍAS!] -¡Ostras, el barbas! ¡Y se ha enfadado! ¡Vámonos antes de que nos mande una plaga y tres diluvios!

Publicidad