Liopardo » Diostuitero

Liopardo

Entrevista a Marcelo, el ángel de la guarda de Fernández Díaz

Diostuitero entrevista a Marcelo, el ángel de la guarda de Fernández Díaz.

Fernández Díaz

EFE Fernández Díaz

Publicidad

Hay muchos ángeles de la guarda, pero ninguno tan mediático como Marcelo, el asignado al ex Ministro del Interior, Jorge Fernańdez Díaz. Le he visto por el cielo algo estresado y he decidido hacerle unas preguntillas. - ¡Buenos días, Marcelo! ¿Cómo va eso? - soy Dios, pero soy muy campechano, como vuestro rey emérito. Y al igual que él, tampoco he sido elegido en referéndum. - ¡Dios mío! - Marcelo se postra y me hace mil reverencias. - Deja ya el peloteo, Marcelo. Te veo algo estresado últimamente. -Perdón, mi Señor, no era mi intención pelotearle, solo adorarle como es debido, pero uno nunca sabe cuando es mucho o cuando es poco. Usted disculpe. Pues sí, es que a cada rato le cambiaban el destino a mi Jorge: tan pronto le colocaban de embajador en el Vaticano, como que le daban la Comisión de Exteriores del Congreso, que le enchufaban en la de Peticiones. ¡Yo que ya estaba haciendo las maletas para ir a Roma y compartir piso con el ángel de la guarda del Papa Francisco! - No sabía que el ángel del Santo Padre y tú érais tan amigos. -Pues sí. Ese sí que está agobiado. Como el Papa es tan moderno dicen que se lo quieren cargar como a Juan Pablo I, y mi colega tiene que estar todo el día con mil ojos. Se le están cayendo las plumas del estrés. Por cierto, ¿sabe usted que en la Edad Media había un Papa tan gordo que su ángel de la guarda y él tenían que dormir en camas separadas? -¿Pero qué insensateces dices? -Era un chistecillo, para comprobar lo de la gracia de Dios. Pero ya veo que sigue usted tan sieso como cuando el Antiguo Testamento. -Tú dedícate a aparcarle el coche al ex ministro y deja el Club de la Comedia para los profesionales. Para hacer gracietas ya tengo a San Felipe Neri, patrón de los humoristas. - Yo pensaba que era Quique San Francisco. -¡Madre mía! Con un ángel tan despistado como tú no me extraña que al pobre ministro le fuesen colocando micrófonos y grabándole las conversaciones por ahí. Seguro que ni siquiera has hecho el curso de segurata celestial, ese que imparte San Pedro, el portero. - No, pero ya tengo un trienio en el Ministerio del Interior con Jorge, eso también tiene que contar, ¿no? Cualquier día me dan una medalla como a la Virgen del Amor. - Mira, no me calientes, que te mando de ángel de la guarda de Esperanza Aguirre. Le habrías venido muy bien aquel día de su persecución policial. Si hubieses estado allí con ella le habrías buscado sitio para aparcar y no habría tenido ningún problema. - Uf, quite, quite, Señor: accidentes de helicóptero, atentandos en Bombay...¡mundo curro! ¡Su ángel debe ser por lo menos Clint Eastwood! -Sí, es un gran profesional, le mantendremos en el puesto. ¡Entonces te mando con Donald Trump! -¡No, con ese no, que me da mucha grima y mi nivel de inglés es peor que el de Rajoy! Además, lo de ese tipo lo lleva Satán, ¿no?

Publicidad