Lo de anunciar el Fin del Mundo es algo que siempre se ha llevado mucho. Tiene grandes beneficios: consigues atraer la atención de la gente, todo el mundo hace lo que tú digas y, como esos pobres crédulos ya no van a necesitar el dinero en la otra vida, logras que te lo otorguen en ésta.

10. 1 de enero de 1000.

¡El milenarismo va a llegaaaar! En la Edad Media hasta el Papa de Roma decía que el mundo se iba a acabar en el año 1000. Ya puestos, que fuera en números redondos. Al final la cosa derivó en la borrachera de Fernando Arrabal y poco más.

9. ¡Cristobal Colón, de oficio profeta!

Cristóbal Colón, un tío que descubrió un continente nuevo y ni siquiera se enteró, escribió además al final de su vida "El libro de las profecías", en el que anunció el Fin del Mundo para el 1656 o 1658 a más tardar.

8. El Nuevo Testamento.

Tanto los cuatro evangelistas como San Pablo anuncian mi segunda venida durante su misma generación. ¡Sí, hombre, para que me crucificáseis otra vez!

7. El cometa Halley.

Ya sabéis que cada cierto tiempo el cometa Halley se acerca a la Tierra ( y luego se va corriendo, hace bien). Pues bien, en su visita de 1910, el entonces prestigioso astrónomo francés Camille Flammarion pronosticó que los gases tóxicos de la cola del cometa se introducirían en la atmósfera terrestre y acabarían con la vida humana. Las ventas de máscaras antigas se dispararon, hasta que llegó el 20 de abril y no pasó nada de nada. ¿Tendría acciones en la compañía?

6. Nostradamus.

No podía faltar. Una de sus famosas profecías señala: "El año mil novecientos noventa (y) nueve, siete meses, del cielo vendrá un gran rey de terror, para resucitar al gran rey de Angoulmois antes, después Marte reinar por fortuna."

Paco Rabanne, el famoso modisto, muy aficionado a las tontunas de Nostradamus, se unió a la fiesta y anunció que el evento sería con el eclipse del 11 de agosto de ese año. ¡Se retiró de la moda y todo!

5. El suicidio colectivo de la secta Heaven´s Gate.

Esta historia es muy triste. Marshall Applewite, el líder de la secta, consiguió convencer a parte de sus adeptos de que la única forma de escapar al fin de la vida en la Tierra que tendría lugar el 26 de marzo de 1997 sería suicidándose para a continuación subirse a una nave espacial. Murieron el propio Marshall y 38 personas más. Por desgracia, no es el único caso parecido.

4. Los adventistas y los adventistas del Séptimo Día.

Los Adventistas del Séptimo Día dijeron que el mundo se acabaría el 2001. Lo gracioso es que habían surgido como una escisión de los seguidores de un tal William Miller ( adventistas), que había profetizado la fiesta para el 28 de abril de 1843, luego 31 de diciembre de ese mismo año y también 21 de marzo de 1844.

3. Mejor con la tripa llena.

El famoso monje español Beato de Liébana profetizó la segunda llegada de Cristo para el 6 de abril de 793 . La gente, creyéndole, ayunó durante toda la noche. A la mañana siguiente, viendo que el mundo seguía girando, su ayudante Hordonio dijo: "Comamos y bebamos, ya que si morimos, al menos estaremos alimentados". Ese sí era un sabio.

2. Escrito en un cuadro.

El artista italiano Sandro Boticelli fue al menos original. Su fecha, según la interpretación de los expertos es el 1504, y dejó constancia de ella en su cuadro "la Natividad mística". Como pintor, excelente, como profeta, de los malos.

1. Los campeones del mundo: ¡Los Testigos de Jehová!

Se han ganado el número 1 con todo merecimiento. Inasequibles al desaliento, los Testigos de Jehová han predicho el fin del Mundo para el año 1874,1910, 1914, 1918, 1925, 1941,1975 ... y si os cruzáis con alguno y le preguntáis os dirá que será muy pronto, ¡y que lo veréis con vuestros propios ojos! ¡A mí me ha pasado!