@DIOSTUITERO

@DIOSTUITERO

Los cinco retos más estúpidos de la Biblia

Diostuitero nos explica los cinco retos mas absurdos de la Biblia

Pixabay
Pixabay | Liopardo

He visto que os encantan los retos estúpidos. Tan pronto estáis vaciando un cubo de agua helada sobre vuestra cabeza como abandonáis vuestro coche en marcha y os ponéis a bailar. Está bien, como digo siempre: os hice de barro, tampoco os puedo pedir mucho más.

Como quiero aportaros nuevas ideas, hoy os traigo los cinco retos más estúpidos de la Biblia:

1. El #PrepuciosChallenge.

Cuenta el Libro 1 de Samuel 18:27 que el valiente David, aquel que mató a Goliath y que luego sería el monarca más famoso de toda la Biblia, cuando era joven le pidió la mano de su hija Mical al entonces rey Saúl. Saúl no tenía ningún aprecio por David, así que le pidió como dote ¡cien prepucios de filisteos!, sus encarnizados enemigos, esperando que así que nuestro héroe muriese en el intento. Pero a David nada se le resistía y apareció no con cien, sino ¡con doscientos! Y obtuvo la mano de la princesa.

2. El #PrettyWomanChallenge.

¿Os podéis creer que una vez le pedí a un profeta que se casase con una prostituta y “engendrase hijos de la prostitución”? Pues eso hice con Oseas, el cual me obedeció. No contento con esto, le solicité a continuación que se liara con una mujer adúltera, y el bueno de Oseas, que en aquel momento debía pensar que en depravaciones yo no le iba a la zaga a Zeus y compañía, lo hizo.

3. El #FilicidioChallenge.

Este reto es muy conocido, fue cuando le gasté a Abraham la broma aquella de que tenía que matar a su hijo. ¡El tío loco lo iba a hacer! ¡Y pensar que las tres grandes religiones de la humanidad descienden de este tipo!

4. El #ExcrementosChallenge.

En el libro de Ezequiel 4:12 le ordené a mi profeta que cocinase su pan con excrementos humanos. Pero al poco me pareció excesivo y le permití usar excrementos de buey. A veces me paso, pero recapacito. Otras no, como cuando el diluvio.

5. El #PutaditasChallenge.

Este es el mejor porque fue una apuesta que me hice con el diablo. Y que perdí. El diablo me dijo que mi siervo Job me era tan leal porque yo le trataba bien, y me retó a que le putesase un poco y entonces se volvería contra mí. Acepté. Al principio la cosa fue bien: a pesar de que maté a todo su ganado, a sus pastores, ¡a sus hijos e hijas!...Job seguía queriéndome como el primer día. Incluso permití al diablo que le infectase de una llaga maligna que le cubría de los pies a la cabeza. ¡Ni con esas! Tuvieron que pasar unos días hasta que de pronto explotó contra mí y se marcó un libro, el libro de Job, que es todo un tratado de ateísmo. Y viene en la Biblia. Os lo recomiendo. O no.

Seguro que te interesa

@diostuitero | Madrid | 01/08/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.