@DIOSTUITERO

@DIOSTUITERO

El cepillo electrónico no es pecado

En la Catedral de la Almudena de Madrid acaban de instalar unos lectores de tarjetas de crédito para recibir las limosnas de los fieles.

@diostuitero | Madrid | 21/11/2018

La catedral de La Almudena
La catedral de La Almudena | EFE

Todos recordais aquel pasaje del Nuevo Testamento cuando expulsé a los mercaderes del templo a latigazos. Tenían montado un negocio de venta de ganado y cambio de monedas de lo más lucrativo. A ver debo confesaros que no fue más que postureo.

Si ir maś lejos, en la Catedral de la Almudena de Madrid acaban de instalar cepillos electrónicos, es decir, unos lectores de tarjetas de crédito para recibir las limosnas de los fieles. ¡Se acabó la excusa de decir que no llevas suelto!

¡Y mucho más seguro, ya no hay riesgo de que el monaguillo o el propio sacerdote mangue esas pequeñas y no tan pequeñas cantidades que acostubraban! A partir de ahora todo irá vía digital para la diócesis, que ya se encargará ella de hacer lo mismo pero con más gracia. Todo ello irá gestionado por el Banco Sabadell, que aunque son catalanes nos fiamos más que del Banco Vaticano, que ya sabéis que tiene algunos problemillas.

En la religión siempre hemos estado contra la ciencia y la tecnología, pero hay que reconocer que le facilitan a uno las cosas. Es más, si en lugar de montar cepillos electrónicos damos un paso más e instalamos cajeros, el pobre de la puerta podrá tener además un sitio para dormir. Lo sé, es un chiste cruel, pero qué queréis, soy Dios, el tipo que mató a toda la humanidad con un diluvio y luego puso un Arco Iris.

Otras opciones que debemos explorar ya es la instalación de Wifi en todas las parroquias, porque la señal de Dios está muy bien pero no sirve para jugar al Fortnite o leer la prensa. Eso sí, con control parental, de vuestro Padre que está en los Cielos: se podrá acceder únicamente a la web de la hoja parroquial, el streaming de la Misa de la 2 y Salvados...perdón, me dicen que Salvados no, que a pesar del título no es un programa religioso.

La verdad es que siempre hemos sido unos pioneros de las finanzas. Tened en cuenta que al tener la idea de pasar el cepillo en cada misa, ¡nosotros inventamos el crowfunding! Y en materia fiscal también somos unos adelantados: ¡Ya la Biblia establece el impuesto del diezmo! Los negocios nos funcionan divinamente, la Iglesia es la mayor poseedora de inmuebles del mundo occidental. Mi Reino no es de este mundo, pero mis propiedades sí, je,je.

Así que ya sabéis, no codiciéis los bienes ajenos y soltad los propios: ¡en nuestro cepillo electrónico!

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.